619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

¿Has tenido alguna vez la sensación de que te caías o que todo se movía a tu alrededor?

Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología, el 80% de las personas sufre alguna vez en su vida un episodio de trastornos del equilibrio, siendo el vértigo posicional paroxístico benigno la tipología más común.

Los vértigos son un motivo de consulta muy frecuente en hospitales, centros de atención primaria y consultas de otorrinolaringología.

Además, es una patología que afecta de igual manera a hombres que a mujeres, de cualquier edad, aunque en las personas mayores aumentan los casos.

Si has tenido alguna vez este trastorno del equilibrio o has sido tratado en la consulta del especialista, a lo mejor te suenan los términos “otolitos” o “maniobra de appley”.

Pero antes de explicarte a fondo estos conceptos y adentrarnos en el tratamiento del vértigo posicional paroxístico benigno, es fundamental que distingas dos palabras que en muchas ocasiones se tiende a confundir.

Diferencias entre vértigo y mareo

En muchas ocasiones se confunde el vértigo con el mareo. Pero, ¿no son lo mismo? No, aunque es muy común que los síntomas se entremezclen generando confusión en la población.

El mareo es una percepción de aturdimiento, que muy comúnmente se asocia a un malestar generalizado. Los pacientes lo describen como la sensación de “estar flotando” o  de sentir “pesadez de cabeza”.

El mareo se puede producir por diversas enfermedades. Desde una forma más recurrente a una manera puntual como, por ejemplo, tras una bajada de azúcar, hipotensión, fiebre, o algún tipo de medicación.

¿Y qué es el vértigo?

Es la apariencia de que los objetos o el entorno gira alrededor de la persona, provocando una desagradable sensación y pérdida del equilibrio.

La complejidad de similitudes entre vértigo y mareo te lo explicaré en otro artículo. En este que nos ocupa me centraré en un tipo de vértigo muy habitual: el vértigo posicional paroxístico benigno.

 

causas de los vertigos

 

¿Qué es el vértigo posicional paroxístico benigno?

 

Este tipo de trastorno del equilibrio consiste en un breve episodio de vértigo que se produce al mover la cabeza en diferentes posiciones.

También llamado por sus siglas VPPB o vértigo posicional recurrente, es solo una de las causas de vértigos más frecuentes. De hecho, su alcance representa el 39% de todos los pacientes que acuden a consulta dentro de la especialidad de otorrinolaringología.

Este vértigo posicional paroxístico benigno afecta a personas de todas las edades, pero más comúnmente a los rangos de edad comprendidos entre los 40 y los 60 años. Y en la mayor medida más a mujeres que a hombres, con un porcentaje de 2 a 1.

 

¿Por qué se producen los vértigos?

 

La mitad de la causa de todos los vértigos es idiopática. Es decir, de origen desconocido. El otro 50% se producen por diversos motivos. De entre todos ellos, el vértigo posicional paroxístico recurrente es el más común, pero no el único.

Son varios los procesos que pueden generarlo:

  • Traumatismo en el cráneo después de un accidente de tráfico, de una caída accidental o algún golpe similar.
  • El famoso trastorno en la glándula tiroides también puede provocar vértigo.
  • Migrañas Casi siempre precedidas de dolores de cabeza.
  • Estrés mantenido, procesos de depresión y ansiedad.
  • Algún tipo de tumor en el nervio auditivo.
  • Patología de Ménière.
  • Problemas, más o menos graves, del sistema nervioso central.
  • Es la infección en el hueso mastoides, situado inmediatamente detrás de la oreja.
  • Proceso exclusivamente mecánico no grave, a consecuencia de una incorrecta posición de alojamiento de unos elementos llamadas
    Estos otolitos son pequeños cristales de carbonato cálcico que están fuera de su lugar. Esta es la causa más habitual de la mayor parte de los vértigos y te hablo de ella en profundidad más abajo.

 

Tipos de pruebas y exámenes médicos ante casos de vértigo posicional

 

tac cerebral vertigos

 

Los especialistas en trastornos del equilibrio y neuro-otología siempre recomiendan una evaluación neurológica para descartar patologías más graves asociadas, como algún tipo de tumor cerebral, principio de esclerosis múltiple o epilepsia.

Estas son las pruebas más habituales cuando hay indicios de vértigo posicional paroxístico benigno :

  • Resonancia magnética
  • Electroencefalograma
  • Audiometría
  • TAC cerebral

 

Otolitos: la causa más frecuente del vértigo posicional paroxístico benigno

Después de haber descartado todo el resto de patologías más importantes a través de diferentes pruebas y exámenes por diagnóstico de imagen, los estudios realizados coinciden que la causa de los vértigos más frecuentes la genera una tipología en concreto, la posicional paroxística.

Este desequilibrio está producido por los llamados “otolitos”. Estos materiales sólidos se ubican dentro del oído interno. Pero para entender qué son los otolitos, debemos adentrarnos brevemente en la anatomía del oído.

 

otolitos vertigos

 

¿Qué son los otolitos y cuál es su función?

 

Estas estructuras alojadas en el oído están formadas por cristales de carbonato cálcico, también llamados de una manera más coloquial como “la arenilla del oído”.

Los otolitos se encuentran dentro del órgano otolítico, donde existe una especie de matriz gelatinosa. Esta estructura es, junto a los tres conductos semicirculares, los encargados de indicar a tu cerebro cuál es la posición de tu cabeza y el cuerpo en relación con el espacio.

Son, por tanto, una especie de sensores que recopilan la información de una aceleración lineal y angular. Por este motivo, incluso si tenemos los ojos cerrados o estamos tumbados o, en cualquier otra posición, el cerebro puede reconocer en qué posición nos encontramos.

 

¿Por qué se producen estos desequilibrios?

 

Los vértigos posicionales paroxísticos se crean porque los famosos otolitos se desplazan desde su lugar original (el órgano otolítico) hasta los conductos semicirculares.

Estos conductos contienen un líquido llamado endolinfa donde “flotan” los otolitos y dejan de actuar como sensores de aceleración angular

Es en este estado cuando generan una información incorrecta al cerebro y provocan estos característicos y molestos procesos de vértigos.

 

vertigo posicional paroxistico benigno

 

Síntomas del VPPB

 

Si tienes un cuadro de vértigos de la modalidad posicional paroxística, estos serán tus principales síntomas:

  • Sensación de objetos moviéndose alrededor. Es el más importante y característico indicio, que se acentúa aún más estando en la cama.
    Aunque su duración suele ser de unos segundos, puede dejar tras su paso una especie de resaca durante algunos minutos. No obstante, a esta situación siempre le precede cualquier movimiento de cabeza, en cualquier dirección, incluso aunque este no sea muy brusco.
  • Es un movimiento de los ojos incontrolable e involuntario que se produce en todas direcciones. Es el síntoma más llamativo y por el cual los facultativos suelen determinar este tipo de vértigo concreto.
  • Hipoacusia o pérdida de audición.
  • Problemas de visión.
  • En ocasiones, además del vértigo, puede acompañarse de naúseas y/o vómitos y, también, una gran transpiración.

 

Tratamiento del vértigo posicional paroxístico benigno

 

A continuación te desgloso las soluciones que existen actualmente para combatir estos casos de vértigos, ya sean mediante medicamentos u otras alternativas manuales.

 

mareos y vertigos

 

¿Hay solución farmacológica para los vértigos? 

 

No existe ningún tipo de medicamento concreto para el tratamiento del vértigo posicional paroxístico. Además, según los facultativos,  este trastorno de desequilibrio  en principio no necesitaría de ningún tipo de medicación si verdaderamente se define como un VPPB, ya que se considera como un problema “puramente mecánico” y puede solucionarse con maniobras manuales.

Ahora bien, el problema es que es muy habitual que se entremezclen síntomas de vértigos con mareos y con diversas patologías asociadas.

En estos casos se suele recurrir a medicamentos comunes que controlen los síntomas de todas las causas al unísono de esta actividad vestibular tan descompensada.

Estos fármacos son de tipo:

  • Anticolinérgicos
  • Antihistamínicos
  • En ocasiones vasodilatadores, diuréticos y corticoides
  • Y los más utilizados, benzodiacepinas, medicamentos de acción ansiolítica, sedantes hipnóticos, anticonvulsivos y relajantes.

 

Maniobra de Epley

 

Para reubicar los otolitos en su alojamiento correcto, existe una maniobra efectuada por los médicos y algunos fisioterapeutas y osteópatas, llamada maniobra de Epley.

Esta maniobra consiste en hacer una serie de giros determinados de la cabeza en varias direcciones y ángulos hasta conseguir una correcta acomodación de los otolitos.

¿Cuál es la efectividad de la maniobra de Epley? Reposicionamiento canalicular

 

tratamiento vertigo maniobra appley

 

Inmediatamente después de realojar los otolitos, el 80% de los pacientes no refiere ningún tipo síntomas a lo largo de tan solo las primeras 24 horas. Mientras, el otro 20% de las personas no logra deshacerse de los vértigos.

¿Qué hacer si después de la maniobra de Epley no se eliminan los síntomas de los vértigos?

Y bien, ¿qué ocurre con esta quinta parte de pacientes que no han conseguido eliminar su vértigo posicional paroxístico benigno, y ya han descartado otras patologías, como explicamos anteriormente?

Si no has llegado a eliminar por completo estos vértigos, la osteopatía puede ayudarte. Así que sigue leyendo.

 

Osteopatía: tratamiento efectivo para el vértigo

Por mi experiencia como osteópata en Madrid y, a lo largo de todos estos años de profesión, he visto infinidad de veces muchos pacientes diagnosticados de vértigo posicional paroxístico benigno que no han tenido resultados después de haberse sometido al reposicionamiento canalicular.

¿Por qué este 20% restante no consigue ningún tipo de resultado o solo mejora parcialmente?

En muchísimas ocasiones el diagnóstico de VPPB es acertado. De hecho, el nistagmo es eliminado completamente con esta maniobra.

Aun así, dentro de este pequeño porcentaje de pacientes que sienten una mejoría sustancial, pero no les acaba de desaparecer por completo los síntomas, se debe a que existen varias causas que han pasado desapercibidas y que se han solapado con los síntomas de este tipo de vértigo.

 

tratamiento vertigo posicional paroxistico benigno

 

¿Cuáles son estas causas “solapadas” que hay que eliminar?

Pues principalmente son problemas osteoarticulares de cuello y de espalda, ya sean degenerativos o tan solo disfunciones,  que generan una biomecánica descompensada de todo el cuerpo. Hay que tener también en cuenta que estos problemas no influyan a su vez en procesos de alteraciones vasculares puntuales. Es decir, no arterioescleróticas.

Estos procesos de insuficiencia de riego hacia el cráneo son, en un porcentaje altísimo, el causante de los recurrentes vértigos.

Y  con mayor motivo si estas pasando, o has pasado, por algún tipo de problema emocional, estrés mantenido, dolores de cabeza, migrañas o, alteraciones puntuales en los órganos de la vista y del oído.

Por tanto, la osteopatía estructural y la fascioterapia se convierten en unos estupendos aliados para compensar y alinear tu cuerpo y eliminar estas patologías que te acabo de comentar.

 

¿Crees que puedes tener vértigo posicional paroxístico benigno?

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.