619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

En el mundo de la medicina también se le denomina “pes anserinus”, pero coloquialmente lo conocemos como pata de ganso. Y es que es los tres músculos que la conforman se asemejan a las extremidades inferiores de este ave acuática.

Es una dolencia muy habitual en deportistas, sobre todo corredores, ciclistas y futbolistas y, también en bailarines de danza. No obstante, puede originarse en cualquier tipo de personas independientemente de la actividad que realicen.

Su síntoma más reconocible es el dolor, que se presenta debajo y por encima de la línea articular de la rótula, a unos 2-3 centímetros. Duele internamente al caminar o mover la pierna, pero en sus fases más intensas las molestias son también en reposo.

El tratamiento de la pata de ganso requiere de una importante parte manual e ir más allá de los clásicos antiinflamatorios, si se quiere curar de forma efectiva

¿Sabes distinguir los distintos dolores de rodilla que existen?

 Si has tenido alguna vez problemas con esta articulación y quieres identificar una patología de otra, en este artículo te voy a contar cómo curar la pata de ganso con osteopatía y cómo prevenir su lesión y paliar el dolor por tu cuenta.

 

¿Qué es la pata de ganso?

Este tendón, muy similar a la pata de un ganso, se encuentra en la parte anterior e interna de la tibia, y une el sartorio, el semitendinoso y el recto interno, también denominado grácil.

Estas tres inserciones tendinosas son claves en la flexión de la rodilla, la rotación interna de la pierna y la aducción de la cadera.

Es una estructura compleja, que a su vez rodea una bolsa sinovial que amortigua los posibles golpes o esfuerzos de los músculos isquiotibiales y aductores.

Pero también provoca que puedan incrementar los procesos inflamatorios en función de la actividad que se realice.

Esta patología se manifiesta de dos formas. Bien como una tendinopatía o tendinitis de este grupo de músculos que te acabo de mencionar, o mediante la hinchazón de la bursa anserina.

 

 dolor pata de ganso

 

Bursitis anserina o tendinitis pata de ganso

 

La bursitis se refiere a la inflamación de estos “sacos” rellenos de líquido sinovial que se encuentra en algunas articulaciones. Mientras, entendemos como tendinitis la inflamación de un tendón.

Estas bolsas membranosas, llamadas bursas, no están solo en la rodilla. También se ubican en los hombros, codos, la cadera, e incluso, en el talón.

Este líquido sinovial localizado entre los huesos y los tejidos blandos, funcionan como amortiguadores y disminuyen la fricción en los movimientos articulares.

En la bursitis anserina, estos saquitos se inflaman y llegan a presionar a la rodilla, provocando ese dolor en la parte interna de la tibia.

 

Causas más habituales

 

El dolor en la pata de ganso es más habitual en los atletas y deportistas debido al impacto de las extremidades inferiores en el suelo, pero también por el sobre peso que tiene que aguantar estos músculos y el resto de tejido conectivo que los rodea.

Todos ellos se van desgastando con el tiempo y con los esfuerzos, por lo que es más propicio el riesgo de lesiones.

 

tendones de la pata de ganso.jpg

 

Estas son las causas de pata de ganso  más frecuentes que observo en gabinetes de osteopatía de la Comunidad de Madrid:

  • Falta de calentamiento previo a la realización de la prueba física en cuestión
  • Estiramientos mal ejecutados
  • Sobre esfuerzos en la actividad física y poca recuperación entre entrenamientos
  • Isquiotibiales excesivamente acortados
  • Personas con sobrepeso
  • Artrosis o artritis en la rodilla
  • Los deportistas con problemas de pisada, ya sea pisada pronadora o supinadora, tienen una predisposición mucho más alta de sufrir una tendinitis en la pata de ganso.
  • Plantillas, inadecuadas
  • Disfunciones en la zona lumbar. Las secuelas de una lumbalgia previa no tratada, o una alteración de la pelvis como una dismetría de caderas puede desembocar en un constante dolor de rodilla.
  • Estos dolores en lumbares y zona pélvica pueden estar provocados por otro dolor reflejo de patologías de próstata en los varones y de útero en las mujeres.

 

Cómo es el dolor de pata de ganso

 

pata de ganso

 

El síndrome de la pata de ganso se manifiesta principalmente con dolor. Ese es su principal síntoma.

Como con cualquier tendinitis, es inicialmente molesta durante el movimiento, bien sea para agacharse, salta o correr.

Este dolor puede desaparecer durante el calentamiento, pero suele volver después del ejercicio tras el enfriamiento de la zona.

En estas fases iniciales también son frecuentes sensaciones de hormigueo y quemazón en la zona interior de la rodilla. Con el paso del tiempo, posiblemente se extenderá hacia la parte más baja de los aductores, parte anterior e interna del muslo subiendo hacia el pubis, provocando, en muchas ocasiones, nuestra ya conocida lesión de osteopatía de pubis.

Incluso es posible la presencia de algún edema y/ocierta rigidez en los movimientos de la rótula.

 

¿Quieres saber cómo curar la pata de ganso de una forma efectiva? ¡Sigue leyendo!

 

Tratamiento de la pata de ganso mediante técnicas de osteopatía

 

Inicialmente, el tratamiento de la pata de ganso se basa en los antiinflamatorios y analgésicos, que suelen recetar los médicos de cabecera, más el reposo.

Aunque particularmente prefiero otro tipo de antinflamatorios naturales como por ejemplo la cúrcuma o el harpagofito, por sus escasos efectos secundarios a nivel gastrointestinal, nuestro principal objetivo, en cualquier caso, es bajar la inflamación.

Ya existe una pauta establecida, pero tras todos estos años de experiencia como osteópata en Madrid, creo que el éxito del tratamiento de la pata de ganso depende, en gran medida, del enfoque integral del terapeuta.

La osteopatía integral es muy eficaz, ya que consigue centrarse en la verdadera causa que ha provocado el dolor en la pata de ganso.

Como bien sabes, cualquier disfunción en la pisada, en la cadera o en la pelvis puede provocarla. Pero bajo este enfoque, las posibilidades de recuperación se incrementan exponencialmente.

 

como curar pata de ganso

 

Consejos para paliar el dolor en casa

 

Aunque si asistes a mi sesión de osteopatía yo te daré algunas pautas para mitigar tu dolor de pata de ganso, aquí tienes una serie de recomendaciones para hacer por tu cuenta en casa:

  • Aplicación de frio (solo en su fase más aguda).
    El frío local en un primer momento suele ser efectivo porque reduce la inflamación. Aplícalo durante periodos cortos de tiempo en la zona interna de la rodilla.
  • Automasajes en los aductores y parte interna de la rodilla
    Una vez que se haya rebajado la inflamación y que el contacto con la rodilla no sea demasiado doloroso, puedes aplicarte un ligero masaje con alguna crema antiinflamatoria deportiva.  Primero masaje sobre el cuádriceps, continuando a lo largo de toda la cara interna del muslo y, por último, aplica la crema suavemente sobre la pata de ganso.
  • Calienta siempre antes de la práctica deportiva
    Programa un entrenamiento adecuado donde exista siempre un calentamiento antes del inicio de la actividad física.
  • Respeta los límites del dolor. No fuerces la máquina.
    El cuerpo es sabio y el dolor es un indicativo de que algo no va bien. Es la manera que tiene nuestro cuerpo de comunicarse con nosotros, al igual que lo hace la luz de avería de tu coche.
    No fuerces nunca y acude a tu osteópata de confianza para resolver tu problema. No dejes que una pequeña lesión controlable derive en otras más importantes.
  • Ejercicios de estiramientos
    Los estiramientos de los gemelos, isquiotibiales, tibiales y cuádriceps y aductores, por este orden, te ayudarán a relajar toda la musculatura afectada. Pero recuerda hacerlo correctamente.
    Si quieres, en el siguiente enlace puedes encontrar las bases de cómo realizarlos:
    Ejercicios de estiramientos diarios

 

¿Quieres conocer más sobre mi tratamiento de la pata de ganso o
poner solución a tus dolores?

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.