Osteopatía visceral

 

Nuestros músculos y huesos están conectados entre sí, y lo mismo ocurre con todos los órganos de nuestro cuerpo, que se encuentran enlazados mediante el tejido conectivo (ligamentos, músculos, fascias…). Y aquí es donde entra en acción la osteopatía visceral.

 

Las membranas que unen nuestro organismo pueden alterarse por diferentes motivos, como problemas musculares, malos hábitos nutricionales, procesos infecciosos prolongados en el tiempo, partos, operaciones como las cesáreas, etc. Pero fundamentalmente se ven afectadas por problemas emocionales, incluso de baja intensidad, y es que a nuestro sistema digestivo también se le conoce como el “segundo cerebro”.

La terapia visceral es una rama de la osteopatía (junto con la osteopatía estructural y la osteopatía craneal) que se encarga de restablecer las membranas y órganos de sujeción de la cavidad abdominal. Por tanto, su tarea es normalizar la movilidad y las funciones propias de las vísceras y de los órganos.

Las disfunciones en el tejido conectivo repercuten sobre los distintos órganos del abdomen, alterando algunas funciones internas como los procesos de la digestión o la asimilación de alimentos e, incluso, la de los órganos de reproducción.

Todo esto produce mecanismos de defensa en nuestros órganos que generan aún con más intensidad las contracciones musculares. Por eso, tan importante es centrarnos en el sistema musculoesquelético como en el sistema visceral, porque el mal funcionamiento de uno afecta al otro y viceversa.

¿Cómo son mis sesiones de osteopatía visceral?

Las sesiones de terapia visceral en los centros de osteopatía de Madrid donde trabajo comienzan con una serie de preguntas para conocer el motivo de tu visita, el origen del problema y las molestias que tienes. Posteriormente te exploraré físicamente para determinar el tratamiento que hay que realizar.

Una vez detectadas estas anomalías, utilizaré técnicas osteopáticas con mis manos, para de una manera suave, fomentar la movilidad normal de las vísceras y sus tejidos conectivos, y así eliminar las restricciones de tus órganos y el resto de tu cuerpo.

Para finalizar, veremos juntos el proceso de recuperación que necesitas y si hace falta una nueva visita a tu osteópata visceral. También te llevarás a casa consejos de prevención, posturas, o ejercicios para terminar de eliminar con esas molestias o dolores.

¿En qué situaciones puedo tratarte con osteopatía visceral?

Con la osteopatía se pueden tratar y prevenir diferentes y diversas patologías. Por tanto, todo tipo de personas pueden beneficiarse de la terapia visceral, independientemente de la edad.

¿Te sientes identificado con alguna de estas situaciones?

  • Tengo malas y pesadas digestiones, hernia de hiato, reflujos, acidez y/o ardores de estómago.
  • Padezco enteroptosis o caída del paquete intestinal, que puede estar asociado a debilidad en el abdomen u obesidad porque no suelo hacer mucho ejercicio.
  • Siento molestias en el ombligo, sobre todo unas tres horas después de las comidas.
  • A veces vomito a las dos horas después de comer aproximadamente.
  • Me cuesta respirar cuando estoy sentado pero suelo mejorar al tumbarme de lado.
  • No soporto el cinturón y tengo dolor abdominal cuando estoy de pie.
  • Me han diagnosticado colon irritable crónico, pero no aprecian nada incluso con la colonoscopia.
  • Tengo dolores musculoesqueléticos muy fuertes por toda la espalda  y por las piernas, que mejoran con el tiempo pero vuelve a aparecer.
  • Sufro diarreas que alterno con estreñimientos crónicos pero las pruebas médicas no detectan nada.
  • Tuve molestias antes  del embarazo y después del mismo, y además, tengo los típicos   dolores en las relaciones sexuales, incluso habiendo pasado la cuarentena.
  • Tengo procesos de menstruación alterados y mi ginecólogo no aprecia ningún tipo de problema.

 

Estas son sólo algunas de las dolencias más comunes con las que puedo ayudarte mediante la osteopatía visceral. Por su gran cantidad de indicaciones no puedo exponerlas todas, pero puedes consultarme y te indicaré si es apropiada en tu caso.

Descubre más sobre la terapia visceral