619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

Alguna vez, cuando te has encontrado más nervioso o preocupado, ¿has sentido como se apretaba la tripa o se te cerraba el estómago? Y es que los síntomas de ansiedad y nervios en el estómago están muy relacionados.

En la mayoría de las preguntas que recibo en mis sesiones de osteopatía, muchos de mis pacientes me dicen que quieren eliminar sus dolores musculares y articulares pero también su dolor abdominal. Con mis técnicas de terapia manual suelo detectar que muchas de estas dolencias son derivadas de los nervios en el estomago.

¿Puede tener relación tu molestia estomacal con esa ansiedad y dolor de espalda crónico que no acaba de mejorar nunca completamente?

Por supuesto que sí. Al igual que tiene que ver  el dolor de estómago con el estrés y esas malas digestiones nocturnas.  Y es que el cuerpo funciona como una cadena perfecta de engranajes: si una pieza sufre una avería repercutirá inevitablemente sobre otras piezas.

Seguro que recuerdas esos exámenes o acontecimientos importantes en el que sentías tener una pelota en el estómago, o aquel  fuerte disgusto que no esperabas y de repente no podías comer porque se te cerraba el estómago.

Pero para saber poner solución a estos casos es importante  conocer el mecanismo por el que sucede todo esto.

ansiedad y dolor de espalda

 

Funcionamiento del sistema nervioso ante situaciones de supervivencia

Para entender el estrés es fundamental conocer cómo funciona nuestro mecanismo de defensa.

El cuerpo humano es una máquina sumamente completa y a la vez compleja. Ayudado por el sistema nervioso, nuestro organismo actúa bajo una premisa tan inquebrantable como la ley de la gravedad: protegernos en todo momento y buscar nuestra supervivencia a toda costa.

Así, cuando tenemos algún problema emocional o nos encontramos en peligro, el funcionamiento del sistema nervioso simpático se dispara porque es biológico e involuntario. Está en nuestro ADN y lo llevamos utilizándolo para sobrevivir más de 200.000 años.

En tiempos ancestrales, cuando nuestros objetivos básicos eran cazar para comer y beber, o protegernos  de otros animales salvajes y luchar con clanes rivales para sobrevivir, el cerebro tuvo que adaptarse a estas situaciones límites de peligro.

Cambios de nuestro cuerpo ante las órdenes del cerebro

En estos momentos de alerta que pueden surgir a menudo, nuestro cerebro da la orden para que inmediatamente se produzcan las siguientes adaptaciones en nuestro cuerpo, generando cambios muy notorios en milésimas de segundo. Te destaco los siguientes:

  • Liberación de adrenalina y cortisol en una cantidad mucho mayor, a través de las glándulas suprarrenales, para que estemos más activos y pendientes del entorno.
  • Incremento de la tensión muscular. Aumenta la frecuencia cardiaca y se dilatan las vías aéreas para que llegue más oxigeno a los pulmones y podamos ser más fuertes y veloces.
  • Aumento del nivel de sudoración, evitando un sobrecalentamiento del cuerpo.
  • Dilatación de los vasos sanguíneos para que llegue más oxigeno y glucosa a nuestros músculos, desde el hígado, y así aumente nuestro nivel de energía y puedan trabajar más eficientemente.
  • Dilatación de las pupilas de los ojos, para ver bien el peligro.
  • Coagulación de la sangre mucho más rápida en previsión de una posible hemorragia.

Estos 6 ejemplos de cambios que genera el cuerpo responden a la pregunta de por qué a veces podemos hacer cosas “sobrehumanas” en casos extremos.

sintomas de ansiedad

 

Síntomas de ansiedad y nervios en el estómago ante peligros reales o ficticios

Y después de esta demostración de heroicidad te preguntarás: ¿Qué tiene que ver todo esto con mis síntomas ansiedad y nervios en el estómago?

Pues muy sencillo. Nuestro cerebro no distingue entre un peligro real o un peligro ficticio, por lo que este sistema de protección involuntario se pondrá igualmente en funcionamiento cuando el cerebro detecte, lo que tú consideras una contrariedad, peligro o  problema por resolver. De la misma forma que nuestro antepasados hace 200.000 años.

Este sistema de protección es necesario y vital en los seres vivos. Y si funciona alternativamente junto con el sistema nervioso parasimpático, que es el encargado de “reparar todos los sistemas del cuerpo”, este  funcionará como una máquina perfectamente calibrada.

El problema es mayor cuando no logramos controlar el nivel de intensidad y mantenemos nuestro cuerpo de forma prolongada en este sistema de alerta. Generaremos el tan conocido y temido estrés crónico, que es la primera causa de mortalidad en el mundo actual. Es la epidemia del siglo XXI.

 

Síntomas de ansiedad y nervios en el estómago más frecuentes 

¿Cómo saber si estás empezando o ya estás pasando por un proceso de ansiedad o de estrés?

Si durante un periodo más o menos prolongado de tiempo has notado algunos de estos mensajes directos que tu cuerpo quiere transmitirte, es importante que le escuches.

¿Te sientes identificado con alguna de estas situaciones?

  • Estoy más nervioso de lo normal y cualquier mínima discusión con los demás me provoca irritabilidad.
  • Tengo demasiada tensión muscular, en general en todo el cuerpo, pero sobre todo en cuello, espalda y glúteos.
  • No puedo dormir por la noche, me desvelo continuamente, y a veces por la mañana tengo dolor de mandíbula y no me siento descansado ni con energía al despertar.
  • Cuando pienso en una situación complicada o recuerdo algún conflicto emocional si resolver empiezo a sudar abundantemente y de repente.
  • Las luces y el sol me molestan más de lo normal.
  • No tengo hambre y siento una sensación extraña como si tuviera una bola en el estómago.
  • Alterno diarreas con estreñimiento muy a menudo.

Aunque no es uno de sus síntomas más habituales, esta sensación constante de ansiedad y nervios en el estómago puede originar adherencias intestinales.

 

Sintomas de ansiedad y nervios en el estomago

Solución al estrés con la osteopatía y la fascioterapia

Si te sientes identificado con lo que acabas de leer no dudes en visitarme.  Juntos resolveremos estos síntomas de ansiedad y nervios en el estómago que además, seguro, estarán relacionados con otras patologías. Todas ellas se pueden tratar con diferentes técnicas manuales:

 

Ya está disponible la segunda parte de este artículo: cómo superar la ansiedad con terapias naturales,  donde encontrarás solución a otras preguntas que seguro que te has realizado sobre los síntomas de ansiedad y nervios en el estómago:

  • Cómo quitar los nervios del cuerpo.
  • Como liberar tensiones emocionales.
  • Conocer qué conflicto emocional te está provocando tus nervios restomacales
  • Qué alimentación y productos naturales te ayudarán  contra el estrés.

Y también encontrarás muchos más consejos y soluciones. 

Ir a la segunda parte de este artículo