619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com
Hoy te voy a hablar de una lesión muy conocida de la rodilla que, además, es muy temida en el caso de que llegue a rotura.

También es una de las lesiones más habituales entre los runners. Me refiero al pinzamiento de menisco.

Los meniscos ayudan mucho en la estabilidad y la funcionalidad de la articulación de la rodilla, absorben los golpes y disminuyen el desgaste del cartílago.

Pero a veces, un movimiento brusco o repentino, sobre todo durante la práctica deportiva, puede ocasionar ese bloqueo de la rodilla, que genera dolor y nos impide extenderla.

En este artículo me voy a centrar en las causas y síntomas del pinzamiento de menisco y, en cómo conseguir, mediante la osteopatía y la terapia manual, “despinzar” esa rodilla pillada o bloqueada.

Pero antes vamos a descubrir brevemente al menisco de la rodilla, porque si no lo sabías, este fibrocartílago se encuentra en más partes del cuerpo.

 

dolor de rodilla

 

Conociendo al menisco de la rodilla

 

La palabra menisco proviene del griego y significa “lunita”. En el cuerpo humano, los meniscos no solo se encuentran en la rodilla. También están presentes en la articulación temporomandibular, la acromioclavicular, la esternoclavicular, la muñeca y en las costillas, en su unión con las articulaciones transversas vertebrales.

Así, estos fibrocartílagos con forma de semiluna generalmente, rellenan los espacios comprendidos entre superficies articulares del organismo, y sirven como tope o amortiguador de algunos movimientos violentos de estas articulaciones que he mencionado.

En el caso de la rodilla, existen dos meniscos. El menisco interno que tiene forma de C y, el externo, con forma de O, debido a la conformación de los cóndilos femorales.

La rodilla está formada por las articulaciones tibiofemoral y femororrotuliana. En el caso de la primera, los meniscos rotan de la misma manera y en el mismo sentido que lo hacen los cóndilos femorales sobre la meseta tibial.

De esta forma, si la tibia hace una rotación externa, el menisco interno se desplaza a la parte posterior, y el menisco externo a la parte anterior. Mientras, si la tibia rota hacia dentro, el menisco interno se desplazaría hacia la parte anterior y el menisco externo hacia la parte posterior.

Los movimientos bruscos o mal realizados de la rodilla pueden provocar una lesión en el menisco cuando éstos no siguen los desplazamientos de los cóndilos femorales.

 

Causas del pinzamiento de menisco

 

menisco pinzado

 

Las lesiones en los meniscos suelen producirse por las siguientes causas:

  • Procesos degenerativos, como la osteoartritis.
  • Traumatismos por golpes o accidentes.
  • Alteraciones mecánicas provocadas por movimientos rápidos o descontrolados.
  • Por dejar el pie “clavado en el suelo”, mientras la rodilla se encuentra flexionada y se produce un movimiento de rotación. Esta situación es muy común en deportistas de artes marciales o en futbolistas.
  • También puede producirse de manera menos brusca, y suele generarse a lo largo del tiempo, por una mala biomecánica en general, una mala pisada, una lesión de rodilla, o en un pie. Estas suelen ser las causas más habituales en los runners.

En estos últimos casos, debido a movimientos o hábitos,  generalmente el porcentaje de un pinzamiento de menisco es mucho mayor en la parte externa que la interna.

 

Síntomas de un bloqueo de menisco y tipos de lesión

 

La lesión de menisco puede ir desde un leve pinzamiento hasta una rotura.

Un exceso de presión o menisquitis provoca cierta inflamación y cierto dolor. Mientras, por otro lado, puede producirse un pinzamiento de rodilla o bloqueo, que es la patología en la que me centro en este artículo.

En el caso más extremo está la rotura de menisco en la que existen varios grados de afectación, desde una fisura leve a una rotura completa.

El síntoma más característico del pinzamiento de menisco es  no poder extender la rodilla y un  dolor agudo  o, menos agudo en función del pinzado, que se produce en la interlinea de los cóndilos femorales y la parte posterior de la rodilla (hueco poplíteo).

Otros de los síntomas que te pueden ayudar a identificar este pinzamiento de rodilla son los siguientes:

  • Una patología de pata de ganso.
  • Si el menisco está muy bloqueado, incluso imposibilita por completo el andar.
  • En el caso de pinzamientos por problemas biomecánicos, se desencadena un dolor que va de menos a más en el tiempo. No es un dolor tan “inmediato”, como el que surge con esos movimientos rápidos y bruscos donde la molestia es justo en ese momento.

 

pinzamiento de rodilla

 

Tratamiento del pinzamiento de rodilla con osteopatía

 

El pinzamiento de menisco los suele atender en primera instancia el médico de cabecera. La mayoría de las veces suele resolverse con reposo, antiinflamatorios y analgésicos.

No obstante, si no se cura por completo puede volver a producirse o desencadenar otras lesiones. Por tanto, es muy importante realizar un tratamiento global.

Así, en mis sesiones de osteopatía empiezo con una valoración exhaustiva para comprobar si tiene relación con una mala pisada o algún problema de dismetría de caderas.

También es necesario saber el tipo de calzado que usa el usuario,  sus hábitos de vida y las posturas en el trabajo.

Las lesiones de menisco menos graves tienen una cura muy efectiva con las terapias manuales.

En mis gabinetes de osteopatía de Madrid, no puedo “reparar” una rotura de un menisco, pero con maniobras osteoarticulares sí es posible despinzar ese menisco.

Estas técnicas de osteopatía ayudan a disminuir la inflamación y recuperar la movilidad de la rodilla.

Por otro lado, si vienes a consulta, también te daré recomendaciones de prevención. El calentamiento previo al ejercicio y los estiramientos diarios, también ayudan a evitar esta lesión.
 

¿Quieres solucionar tu pinzamiento de menisco?