619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

¿Sientes dolor en las espinillas al andar o hacer deporte, e incluso esta molestia persiste tras realizar la actividad física o estando en reposo?

Este es el síntoma de la periostitis tibial más característico. Un dolor localizado en la zona de la tibia, de ahí su nombre, que suele ir acompañado de sobrecarga en los músculos que la rodean, fundamentalmente los gemelos.

Se trata de una patología habitual entre deportistas, bailarines y, según varios estudios, también entre militares, pero que pueden padecer todo tipo de personas que pasan mucho tiempo  de pie.

Ya sabes que todos nuestros organismos están interconectados entre sí, por lo que no existe una única causa de este dolor en la tibia anterior y, además, cada cuerpo es un mundo.

En este sentido, antes de comenzar con un tratamiento para la periostitis tibial, hay que conocer previamente el contexto de cada persona que lo sufre, realizar una exploración exhaustiva y valorar si existen otras lesiones involucradas en la zona de la pierna.

Y esto es en lo que te voy a incidir principalmente en este nuevo artículo. ¡Vamos allá!

sindrome de estres tibial

 

Qué es el síndrome de estrés tibial medial

La terminología de este dolor en la zona de la tibia proviene del inglés: Medial Tibial Stress Syndrome (MTSS).

Mientras, periostitis tibial, que es el nombre más conocido de esta dolencia, tiene el siguiente significado:

  • Periostitis: inflamación del periostio, que es la membrana de tejido conjuntivo que recubre exteriormente a los huesos y que los nutre y regenera.
  • Tibial: se refiere al hueso tibia. Llamado coloquialmente “espinilla”, une las rodillas con el tobillo, y es el hueso que fundamentalmente soporta la parte inferior de la pierna, y de donde surgen varios tendones y músculos responsables de los movimientos del tobillo y del pie.

En el caso del periostio tibial, esta membrana, la cual es muy sensible ya que cuenta con terminaciones nerviosas, une al hueso tibia con los gemelos, los tibiales anterior y posterior, el sóleo y los peroneos.

Cuando se produce esta periostitis tibial y, por tanto, se inflama el periostio de la espinilla, el dolor suele originarse en la zona anterior de la tibia provocado por la tensión y/o sobrecarga de los músculos tibial posterior, el sóleo y el flexor largo de los dedos.

 

Causas y síntomas del dolor en el tibial anterior

 

que es periostitis tibial

 

Desde el punto de vista general, las principales causas de este síndrome de estrés tibial, son como su propino nombre indica, los hábitos estresantes y poco saludables, como la dieta, la postura al pasar muchas horas de pié, trabajando o conduciendo.

Mientras, en el ámbito deportivo, estos son los principales orígenes del dolor de tibia anterior:

  • Correr en superficies duras
  • Usar calzado inapropiado, con poca amortiguación, o desgastado.
  • Realizar entrenamientos muy intensos sin apenas preparación, o sin hacer un calentamiento previo.
  • Una pisada supinadora
  • Problemas biomecánicos en la zona lumbar, sacroiliaca o en la cadera, que pueda llevar incluso a causar cierta dismetría.

 

Respecto a la periostitis tibial y sus síntomas, el más fácil de identificar es el dolor en la espinilla. Pero su intensidad y localización puede ir cambiando según evolucione la lesión.

Así, en los inicios la molestia puede estar localizada en la zona de la tibia después estar mucho tiempo de pire, caminar o realizar ejercicio. Luego, el dolor incrementa incluso durante la actividad, o puede desplazarse con una ligera tensión en las piernas.

En estados más avanzados el dolor ya puede estar presente estando sentado o recostado y con acciones de poca actividad física. Incluso afectar a los músculos que permiten la flexión plantar, como son el flexor largo del dedo del pie, el tibial anterior y el sóleo.

Por mi experiencia como osteópata en Madrid durante muchos años, cuando hay una periostitis tibial, casi siempre hay una lesión de rodilla o una lesión de pie. En el caso de que la afección se mantenga en el tiempo, puede dar lugar a la tan conocida y temida fascitis plantar.

 

Periostitis tibial: tratamiento y diagnóstico osteopático

 

El aspecto diferenciador para el tratamiento de la periostitis tibial está en hacer una valoración integral antes de comenzar con las técnicas pertinentes, y encontrar la causa o causas que han desencadenado esta patología.

Tratando los orígenes de la lesión, y no simplemente el síntoma, es donde se encuentra la efectividad de la terapia.

Por ello, en mis sesiones de osteopatía enfocadas a dolores de tibia, siempre hago hincapié en una buena biomecánica de todo el cuerpo y, sobre todo, de la pisada del pié.

Por otro lado, además de la aplicación de técnicas de osteopatía estructural y fascioterapia, es conveniente la realización de estiramientos, pero no sólo de la zona afectada.

También, en función de cada persona y la afección de la periostitis puede ser beneficioso el Kinesiotaping.

Muchos de los que venís con esta afección me preguntáis por el tiempo recuperación de la periostitis tibial. Como ya he comentado, depende de cada persona, pero un factor clave es la antigüedad de la lesión.

No obstante  el tiempo recuperación habitual suele ser entre 2 o 3 semanas con un buen tratamiento.

periostitis tibial tratamiento

 

Consejos para recuperar y prevenir una periostitis en la tibia

 

Como muchos terapeutas comentan, una solución efectiva para este síndrome de estrés tibial son las plantillas, pero OJO, antes es importante hacer una revisión osteopática de todo el cuerpo.

Si hay alguna lesión en el pié que es recuperable y la persona no lo sabe, la plantilla ya no estaría bien. Por ejemplo, afectaría al tipo de pisada que no es la suya.

Por tanto, lo recomendable es realizar una buena exploración y comprobar si hay alguna lesión. A partir de ahí, si hiciera falta es cuando se hace un estudio biomecánico de la pisada y, luego, las plantillas.

A parte de este consejo esencial, te voy a facilitar otras recomendaciones que te ayudarán a recuperar tu periostitis tibial y, también, prevenirla:

 

¿Quieres poner solución a tu dolor de tibias?

 

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.