Durante los nueve meses que dura una gestación, las mujeres están expuestas a múltiples cambios en su cuerpo. Desde modificaciones respiratorias, metabólicas, viscerales, cardiovasculares o emocionales, hasta las más interesantes para los osteópatas: los cambios anatómicos por toda la columna, la pelvis y resto del cuerpo.

Y aquí es donde entran en juego las terapias manuales que yo practico. Aplicar osteopatía en el embarazo ayuda a pasar estas 40 semanas con mayor felicidad, armonía, tranquilidad y, sobre todo, con menos dolor.

Además, estas mejoras también se pueden prolongar también durante la cuarentena para que la recuperación de la mamá sea más rápida y menos traumática.

Los cambios fisiológicos y mecánicos que experimenta el cuerpo de la mujer en estado de gestación, aunque son necesarios, desencadenan dolores por todo el organismo.

El cuerpo tiene que adaptarse a todas estas modificaciones en un periodo relativamente corto de tiempo, por lo que las sesiones de osteopatía para embarazas contribuye a que estos meses sean más llevaderos. 

Ciática y dolor pélvico: principales molestias en el embarazo

 

Según varios estudios, un 38 % de las mujeres embarazadas no refieren ningún tipo de dolor. Pero por el contrario, un 62% de las gestantes sí lo padecen de una manera más continua, sobre todo desde la semana 24 a la 36, con un pico de máxima intensidad en la semana 30.

Es un porcentaje alto que hay que tenerlo en cuenta para poder reducirlo. Y en este contexto surgen las sesiones de osteopatía en el embarazo: una alternativa natural para paliar y aliviar estos dolores durante la gestación.

Por tanto, si vas a ser mamá,  las disfunciones más comunes donde las técnicas específicas de osteopatía para embarazadas pueden ayudarte son los siguientes:

 

Dolor pélvico

El dolor pélvico en el embarazo y la disfunción de la sínfisis púbica es una patología muy común, que afecta a la cadera y las lumbares.

Estas molestias se deben a las modificaciones y tracciones que tiene que soportar todo el sistema digestivo y reproductor por el peso del feto, además  de las presiones que ejerce el útero sobre los órganos anexos.

También influye  la hormona relaxina, que es provocada por la placenta,  y que incrementa la elasticidad de las articulaciones llegando a  producir algún tipo de dolor.

 

osteopatía en el embarazo

 

Ciática durante el embarazo

El dolor lumbar y la ciática son la segunda causa de las visitas a mis gabinetes de osteopatía en Madrid, después del dolor pélvico.

El  propio peso del bebé y la gravedad son algunos de los factores que alteran toda la columna lumbar y ofrecen una tensión excesiva sobre la lordosis.

De esta forma, termina contracturando toda la zona lumbar y provocando dolor sólo  en el glúteo, u ocasionando ciáticas más graves, ya con dolor hasta el talón.

 

Dolor de cabeza y otras molestias durante el embarazo

Otros síntomas también comunes, donde la osteopatía para embarazadas es muy útil son:

    • Dolor de cabeza y nauseas

El dolor de cabeza en el embarazo, además de producirse por cambios hormonales, también es provocado por las disfunciones en la columna cervical. Estas cefaleas se deben a patologías anteriores o a niveles de estrés y nerviosismo previos al parto.

      • Estreñimiento
        Los cambios hormonales y la presión que ejerce el útero sobre el recto y el intestino provocan estreñimiento durante el embarazo en más de un 50% de los casos.
      • Hinchazón de piernas
        Los pies hinchados en el embarazo es una patología también común. El cansancio y pesadez en los tobillos y piernas por la retención de líquidos y la mala circulación de retorno es habitual en los últimos meses antes de dar a luz.

 

Ventajas de la osteopatía en el embarazo

 

¿Se puede ir al osteópata estando embarazada?  Esta es una pregunta muy típica cuando la mujer gestante empieza a tener las primeras molestias.

El osteópata es uno de los profesionales  que se encarga reconducir a la normalidad  todos estos cambios tan bruscos producidos por el embarazo, tanto a nivel biomecánico como fisiológico.

Y es que las sesiones de osteopatía en el embarazo son tremendamente efectivas y seguras. Tan suaves y sutiles que no producen  ningún tipo de dolor. Por eso utilizo técnicas de  fascioterapia para optimizar los máximos resultados sin estresar a la futura mama.

Además de resolver aquellos de los problemas más habituales tanto en pacientes embarazadas o no, como dolores de cabeza y cuello, cefaleas tensionales o estreñimiento, en las mujeres en estado de gestación es importantísimo  preparar  toda la estructura pélvica previamente.

Ya no solo antes del parto, si no también antes del embarazo. Con la osteopatía estructural  se puede recuperar al máximo el  movimiento articular para facilitar con un menor esfuerzo la expulsión del bebé.

Además, con esta técnica osteotarticular se evitan posibles plagiocefaleas en el recién nacido, el dolor lumbopélvico y las temidas ciáticas.

Desde el masaje linfático también se puede afrontar la retención de líquidos y dolores de piernas. Mientras que con la osteopatía craneosacral se restablece todo el sistema nervioso, combatiendo los efectos negativos del estrés sobre la futura mama.

 

¿Estás esperando un bebé y sufres algunos dolores? Prueba las sesiones de osteopatía en el embarazo

 

 

¿Tienes alguna duda?

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.