619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

¿Has sentido alguna vez un dolor muy intenso en el interior del glúteo y, también, en la zona baja de la espalda, que incluso se extiende hasta la parte posterior del muslo?

Es uno de los síntomas principales y característicos del síndrome del piramidal, pero también de la ciática.

Por mi experiencia como osteópata especializado en lumbalgias y hernias discales,  puedo confirmarte que muchos de mis usuarios confunden esta patología con una falsa ciática. También llamada pseudociática, es como se conoce a este dolor punzante en el músculo piriforme.

La famosa y temida ciática es un dolor que afecta aproximadamente a un 25 % de la población. De hecho, es la lesión de origen neuropático más frecuente en el médico.

Y como ocurre en la mayoría de lesiones de la zona pélvica – véase el caso de mi anterior artículo sobre sacroileitis-, muchos de los síntomas que aparecen se solapan y se confunden con otras afecciones, como por ejemplo la lumbociática.

Por tanto, es crucial realizar un diagnóstico exhaustivo y acertado para dar con la solución y paliar estos dolores en el glúteo, espalda baja y piernas.

Pero antes de explicarte cómo es el diagnóstico integral y las diferencias entre una falsa ciática y una verdadera, vamos a conocer los organismos que entran en juego en esta patología.

 

dolor nervio ciatico

 

Relación entre el nervio ciático el músculo piriforme

El músculo piramidal o piriforme, encargado de la rotación externa de la cadera, está situado entre el huso sacro y la pelvis, en la parte profunda del glúteo.

Tiene forma de triángulo y recorre la parte interna del sacro para insertarse en la zona superior del fémur, donde se encuentra el trocánter mayor.

Mientras, el nervio ciático, que es el nervio más ancho y largo del cuerpo humano y, de muchos mamíferos, se origina en las raíces de las vértebras lumbares L4 y  L5, y las sacras S1, S2 y S3.

El ciático parte de la pelvis  y atraviesa diferentes estructuras en su recorrido. Así, pasa por un canal bajo el músculo piriforme, y sigue verticalmente a lo largo de la cara posterior del muslo para bifurcarse en el nervio tibial y el nervio peroneo común.

Cuando el músculo piramidal, que tiende a endurecerse, se sobrecarga, puede comprimir a este nervio ciático ocasionando este dolor intenso en la parte del glúteo, muy parecido a la ciática.

El síndrome del piramidal o falsa ciática se origina principalmente por contracciones musculares o espasmos en el músculo piriforme.

Si quieres saber las causas y los síntomas más frecuentes de una pseudociática pincha en este enlace.

 

Diagnóstico diferencial de una pseudociática

 

falsa ciática

 

Ante un posible caso de una ciática piramidal o una clásica ciática, antes de tratar la contractura muscular de la zona del glúteo que puede ser la causante del dolor, hay que realizar una valoración integral.

En la primera sesión de  mis gabinetes de osteopatía de Madrid, además de escuchar con atención al usuario y revisar su historia clínica, realizo una exhaustiva exploración biomecánica.

Sólo así es posible conocer el orden a la hora de hacer el tratamiento y hallar pistas de la lesión y sus causas, porque como te comenté al inicio de este artículo, en esta zona pélvica hay muchos síntomas que se entremezclan.

  • Inicialmente realizo una revisión estática de pie.
  • Seguidamente, con el usuario tumbado boca arriba, reviso todas las articulaciones.
  • Igualmente, colocado ya boca abajo, exploro todas las extremidades desde de los pies hasta el cuello.
  • Para saber realmente si es una falsa ciática, existen algunas pruebas especiales como  el test de terapia manual de “Lasegue”, entre otras pruebas, para descartar una hernia discal.
  • También ayuda para el diagnóstico final la existencia de pruebas diagnósticas.

 

Claves para diferenciar una falsa ciática de una verdadera

 

ciatica piramidal

La exploración biomecánica integral ya nos aportará mucha ayuda para poder trabajar en esta pseudociática o síndrome del piramidal.

Aunque cada cuerpo es diferente, la experiencia de otros casos ya tratados también son importantes.

  • Una de las claves para diferenciar esta lesión de una ciática o una hernia de disco es el lugar de donde parte el dolor.
    En una ciática piramidal el dolor se concentra en el glúteo y de ahí se expande por las inmediaciones. El dolor no suele iniciarse en la espalda, irradiar hacia el glúteo o la parte trasera del muslo y llegar hasta el pie, como ocurre en la hernia discal L5S1.
  • Otra distinción importante es el lugar donde se origina la comprensión del nervio ciático.
    Si se produce entre la 4ª y 5ª vértebra lumbar o la primera vértebra del sacro, puede existir una hernia o una protusión discal.
  • Otra clave en esta diferenciación es que el dolor del síndrome del piramidal no suele ser constante. Se acentúa o agrava con algunas acciones concretas como correr o andar rápido, conducir, subir o bajar escaleras, o estar sentado mucho tiempo.

Gracias a esta primera exploración biomecánica y al posterior trabajo osteopático, fundamentalmente con fascioterapia y estiramientos,  conseguiremos poner solución a tu lesión.

 

 ¿Crees que puedes tener una falsa ciática o síndrome del piramidal?

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.