619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com
Si has llegado hasta aquí es porque seguramente te encanta la equitación. Bien porque seas un jinete experimentado o, sólo amateur como yo.

Pero, posiblemente en algún momento en el que has practicado este elegante deporte  o, incluso, en este mismo momento en el que estás frente al ordenador o con el móvil leyendo este artículo, tengas dolor después de montar a caballo, sobre todo en la zona del periné.

También puedes haber llegado hasta este post porque empiezas a sospechar que tienes un síndrome de atrapamiento del nervio pudendo (SANP).

Sea como sea, seguro que aquí encontrarás información que te pueda orientar en tu caso.

Y es que se ha escrito mucho sobre los beneficios de montar a caballo, pero en este artículo no hablaremos sobre ellos. Si practicas la equitación habitualmente, conocerás estas ventajas ya de memoria, incluso mejor que yo.

Soy neófito todavía en esta disciplina. En realidad, soy un inexperto jinete. Pero de lo que sí sé mucho es de dolor perineal y, espero ayudarte con ello.

 

dolor después de montar a caballo

 

Aumento de casos de dolor de suelo pélvico al montar a caballo

 

He decidido escribir este post a raíz de los casos que he recibido en mis gabinetes de Madrid, donde cada vez acuden más personas con molestias de suelo pélvico tras realizar equitación.

Este dolor después de montar a caballo es bastante normal dentro del mundo equino. Pero lo que ya no es tanto, es cuando empieza a derivar en síntomas de un SANP.

Y aunque en términos porcentuales es una lesión mucho menos usual en jinetes y amazonas, por alguna extraña razón meses antes de redactar este artículo, los casos se han disparado significativamente. Tanto en iniciados en este deporte, como en grandes jockeys profesionales. Imagino que debido al incremento de la práctica de esta disciplina.

Todo lo que te cuento en esta página te será tremendamente útil si lo que te trajo hasta aquí es saber si tu dolor en el periné es “normal” o, por lo contrario, empieza a derivar en otra patología ya más importante.

Si es así, debes de solucionarlo cuanto antes mejor, por las razones que te explicaré más adelante.

 

Las 5 lesiones más comunes al practicar la equitación

 

Es habitual que aparezca dolor después de montar a caballo, sobre todo al principio. En esta disciplina tan completa se trabajan muchas zonas musculares.

Además, no dependemos de nosotros mismos, como en muchos deportes, dónde sólo tenemos que estar pendientes de nuestros movimientos para no lesionarnos.

La equitación requiere de un el equilibrio casi perfecto entre el animal y el jinete o la amazona. Cualquier fallo o imprevisto puede causar un incidente, más allá de las posturas o roces con el equipamiento.

De entre las muchas lesiones que se pueden producir en la equitación, nos vamos a centrar exclusivamente en las que ocurren al estar justo montados en el caballo.

 

1.Lesiones por caída

Es un hecho indiscutible que montar a caballo conlleva riesgo de caída. No me voy a explayar demasiado en este punto ya que es demasiado evidente.

Simplemente como dato y a modo fugaz, las típicas lesiones de los jinetes profesionales son las de costillas, vertebras y clavícula.

Espero que este no sea tu caso, pero si lo es, busca un buen osteópata o un fisioterapeuta de confianza en tu ciudad que pueda ayudarte a recuperarte más rápidamente y sin consecuencias posteriores.

 

2. Roturas de fibras:

¡Sí, efectivamente! Las pequeñas roturillas de fibras por las contracciones mantenidas, el acortamiento de la musculatura y, su falta de elasticidad, propician este dolor después de montar a caballo.

A veces también, termina acarreando en lesiones, aunque por suerte no suelen ser de gran importancia.

CONSEJO OSTEOPÁTICO:

Potencia toda tu musculatura, pero sobre todo la antagonista a la que trabajan más los jinetes durante la monta.

Pon tu foco en la faja abdominal, tríceps, pectorales en los extensores de la muñeca y de los dedos. Mantén siempre un equilibrio entre tonificado y elástico.

Conoce estos 3 ejercicios para fortalecer el core

 

3. Dolor de espalda por montar a caballo

dolor espalda al montar a caballo

 

El dolor después de montar a caballo debido a la espalda es un clásico. Podríamos hablar durante horas sobre este tercer punto y profundizar durante muchas más horas sobre el conocido y eterno dilema de debate: ¿Se puede montar a caballo con hernia discal?

Aunque este no es el tema que nos ocupa hoy, será muy interesante para otro artículo. Aunque te adelanto que, con un trabajo adecuado, que es el que debería trabajar cualquier persona con hernia discal para frenar su degeneración, vivir su vida más plena y sin dolor, es completamente factible.

Dejando las hernias de disco al lado, este dolor de espalda al montar a caballo suele producirse por una biomecánica corporal completamente desajustada. Ya no hablamos simplemente de la columna vertebral que será la que más sufra las consecuencias, sino de todo el cuerpo.

CONSEJO OSTEOPÁTICO:

Para evitar el dolor de espalda en la equitación, revisa toda tu biomecánica corporal con un experto osteópata. Tu columna será mucho más flexible y aumentará su capacidad de amortiguación eliminando el dolor.

Conoce la osteopatía estructural

 

4. Dolor de sacro al sentarse en el caballo: Sacroileitis

El dolor del hueso sacro también es un habitual en jinetes.

Este hueso que se encuentra en la parte más inferior de la columna y conecta con la última vértebra lumbar L5. También contacta directamente, al igual que el coxis, con la silla de montar.

Aunque es un hueso fuerte y robusto, tiene una mínima movilidad. Y cuando se encuentra bloqueado por diversas causas biomecánicas, produce un dolor local en el hueso. Es como un “tipo presión con sensación de rigidez” que suele transmitirse hacia los glúteos.

Si quieres saber más cosas puedes echar un vistazo a nuestro articulo: Sacroileitis: Síntomas principales y solución con osteopatía.

            CONSEJO OSTEOPÁTICO:
Comenta a tu osteópata de confianza que revise la movilidad de tu sacro y caderas

 

5. Dolor en el perineo por montar a caballo

Me atrevería a decir que el dolor perineal al estar sentado encima del caballo, sobre todo al principio, es casi inevitable.

El simple hecho de llevar toda la presión en esta zona ya causa dolor en el perineo sobre todo en mujeres.

Los síntomas del dolor perineal se describen como una sensación de congestión, dolor e inflamación en la zona, y pequeñas sensaciones de parestesia que cede casi inmediatamente al bajar de la montura.

Más allá de esto y con sensaciones leves- moderadas no deberíamos darle demasiada importancia. Eso sí, si es tu caso, debes vigilarlo para que no desemboque en problemas más importantes.

 

Cómo diferenciar el dolor perineal de un síndrome de atrapamiento del nervio pudendo

 

nervio pudendo montar a caballo

 

Si tienes dolor después de montar a caballo en la zona perineal, para encontrar una solución rápida y efectiva es importante el diagnóstico para así distinguirlo de otras patologías muy parecidas.

Aunque es trascendental esa anamnesis en la primera visita para que tu terapeuta pueda saber cómo trabajar con tu cuerpo, estos indicativos te ayudarán a diferenciar estos dolores en el perineo de un verdadero síndrome de atrapamiento del nervio pudendo:

  • Apenas podrás estar sentado debido a los dolores constantes y punzantes.
  • Dolor en el ano.
  • Sensación aguda de quemazón al orinar o al defecar.
  • Problemas en las relaciones sexuales, como pérdida de sensibilidad total o parcial, dolores intensos al eyacular o en el orgasmo.
    Estas molestias son mucho más agudas en el género femenino por la mayor sensibilidad de sus zonas genitales.
    Estos son algunos de los
    síntomas más habituales en el dolor del nervio pudendo en la mujer.
  • Malestar al simple roce de la ropa interior.
  • Dolor y calor en la parte del pubis y la ingle.
    Estas molestias son muy típicas en el síndrome del ciclista, como se diagnóstica esta patología en los que montan en bicicleta de forma habitual

 

Tratamiento del síndrome de atrapamiento del nervio pudendo con osteopatía

 

Por mi experiencia en mis sesiones de osteopatía en casos de SANP, es muy importante tratar la patología con la aparición de los primeros síntomas.

Actuando de forma temprana es mucho más fácil tener resultados. A medida que este síndrome se va cronificando hay más dificultades de ponerle solución por completo o de tener que recurrir a otras terapias más dolorosas o, incluso, la cirugía.

Con un buen diagnóstico y mediante técnicas osteopáticas puedo diferenciar la sintomatología que un verdadero síndrome de atrapamiento del nervio pudendo y el resto alteraciones a nivel biomecánico que puedan aparecer. No solo desde el punto de vista musculoesquelético, sino también desde los sistemas viscerales o nerviosos.

Esta patología tan desconocida todavía hace desconfiar mucho a las personas que lo sufren, pero la fascioterapia y la osteopatía integral son grandes aliadas para poner solución a un SAPN.

Y cuánto antes nos pongamos a ello mucho mejor.

 

¿Tienes dolor después de montar a caballo en la zona perineal?

TE AYUDO A CONOCER LA VERDADERA CAUSA DEL MISMO
Y A DIFERENCIARLO DE UNA NEURALGIA DEL PUDENDO.