619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

¿Sabías que aproximadamente el 10 % de los hombres y el 20% de las mujeres suelen sufrir dolor de espalda alta?

Aunque es menos frecuente que las lumbalgias o cervicalgias,  es uno de los dolores habituales en la sociedad actual. De hecho, la mitad de la población adulta suelen padecer en algún momento molestias en la columna dorsal.

Y es que esta zona, que cuenta con menos movilidad que los lumbares y el cuello al estar unida a las costillas para proteger a órganos vitales tan importantes como el corazón y los pulmones, se suele cargar con mayor facilidad.

En la mayoría de las ocasiones estas dorsalgias están derivadas por nuestro estilo de vida como la postura al dormir, o las posiciones que adoptamos para hacer actividades rutinarias como trabajar frente al ordenador, limpiar o coger peso.

No obstante, como ya te he mencionado muchas veces, al cuerpo hay que entenderlo como un todo, y algunas patologías u otros organismos pueden ser la causa de este dolor de espalda alta.

 

¿A qué nos referimos con la zona alta de la espalda?

En mis tratamientos de dorsalgia que realizo en mis gabinetes de osteopatía de Madrid, concibo la espalda alta al área que  va desde la base del cuello hasta donde termina la escápula. Exactamente la zona que engloba las vértebras D1 hasta la D8.

Mientras, la espalda media comprende la D8 hasta la L12 (última dorsal) y, la zona lumbar,  desde la vértebra L1 hasta la L5.

Esta región de la columna vertebral que nos ocupa hoy está reforzada por una serie de músculos que se insertan en la parte alta de la espalda.

Los principales grupos musculares que generan el cuadro doloroso de la dorsalgia son los que se encuentran en un plano más profundo  al trapecio. Me refiero a los romboides menor y mayor, la musculatura espinal  y al angular de la escápula.

Aunque éstos son los músculos más implicados en ese dolor de espalda alta persistente y difuso tan característico, las disfunciones viscerales también son responsables de esta patología.

dorsalgia

 

Causas de la dorsalgia más habituales

 

El dolor de espalda alta más habitual es el ocasionado por malas posturas prologadas en el tiempo, o posturas que adoptamos inconscientemente al movernos bruscamente, al toser o cuando bajan las temperaturas. De ahí que sea frecuente ese dolor de espalda por frio.

Mientras, muchas dorsalgias también pueden deberse a estas causas:

  • Músculos debilitados o poco entrenados.
  • Distensiones musculares o excesiva tensión o irritación en la zona debido a movimientos muy repetitivos que en el tiempo provocan fatiga muscular.
  • La ansiedad o el estrés
  • Hernias discales. Aunque esta enfermedad es más propicia en las vértebras más bajas como la L5-S1, también puede provocar dorsalgia.
  • Lesiones traumáticas como golpes, accidentes de coches o accidentes laborales.
  • Dolor miosfacial o puntos gatillo en el tejido conectivo en la espalda, para lo que es muy útil la fascioterapia.
  • Algunas enfermedades autoinmunes que afectan a la columna vertebral como la espondilitis anquilosante o la artritis reumatoide.
  • Alteraciones de la columna como la cifosis o la escoliosis o una actitud escoliótica.
  • Fibromialgia

 

Síntomas del dolor en la espalda alta

dolor en la espalda alta

Las dorsalgias suelen estar provocadas por una combinación de varios factores. La mayoría de las personas describen el dolor de espalda alta como una sensación de ardor o tensión en una zona. Más en un lado que en otro, aunque el malestar puede ser también bilateral.

Este dolor se ubica habitualmente entre los omóplatos, es más molesto por la tarde noche, a pesar de que nos encontremos en reposo, y  suele ir a peor con ciertas posturas.

Los músculos más profundos de la zona alta de la espalda que te he comentado anteriormente (romboides, área espinal  y el angular de la escápula) tienden a contracturarse generando fibrosis y espasmos musculares.

Estos síntomas  producen a su vez bloqueos articulares vertebrales generalizados, sensación de rigidez constante y los típicos pinchazos entre las dos escapulas.

 

Tratamiento para el dolor en la zona alta de la espalda

 

Para los casos de dolor de espalda alta el médico de cabecera o el traumatólogo suele recetar antiinflamatorios y analgésicos para paliar  la molestia, pero esta mejora es temporal.

Un tratamiento osteopático consigue ir más a la causa o, a las causas.

En un porcentaje muy elevado, las dorsalgias altas tienen una fuerte implicación en las lesiones en el cuello y en los hombros. Por tanto, el tratamiento integral es imprescindible.

Hay que revisar también los dolores reflejos que provienen de las vísceras en disfunción, ya que estas, por lo general, producen este tipo de dolor cuando están totalmente inmóviles, irritadas o comprimidas.

En este sentido, con la osteopatía visceral, conseguiremos por ejemplo saber si:

  • El dolor en la escápula izquierda se debe a problemas de estomago (gastritis , hernia de hiato)
  • El dolor en la escápula derecha es por disfunciones en el hígado
  • Y también si la molestia es a ambos lados o solo en uno de la parte más alta, desde la vértebra D1 a D5, puede deberse a alguna disfunción pulmonar.

 

tratamiento espalda alta

 

Cómo prevenir el dolor de espalda alta 

 

Si ya has probado mis sesiones de osteopatía, sabrás que siempre te proporciono consejos y pautas para mejorar tu dolencia en casa.

No obstante, aquí te facilito unas recomendaciones para prevenir y paliar ese dolor en la espalda alta:

  • Es muy importante cuidar tu higiene postural en el trabajo y, también en la cama.
  • Relacionado con el punto anterior, cuida tu postura al andar. Evita ir encorvado.
  • Si sueles pasar mucho rato sentado, levántate cierto tiempo y mueve o estira tus músculos.
  • Realizar estiramientos diarios de forma suave.
  • Evitar realizar ejercicios que impliquen tensión en la espalda u hombros tipo pesas durante los periodos más dolorosos.
  • No cargues mucho peso en la espalda con mochilas.
  • Puedes aliviar el dolor con calor seco (manta eléctrica o saco térmico) y, también con duchas de agua caliente.
  • También puedes recurrir a cremas antiinflamatorias naturales a base de plantas.

 

Si las molestias persisten no las dejes pasar para que no se hagan crónicas, y ponle solución con tu osteópata de confianza.

 

¿Quieres eliminar para siempre tu dolor de espalda alta?