619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com
Hoy en día, la mayoría de las personas conocen y valoran más la eficacia de terapias naturales como la osteopatía. Y cada vez que tienen un dolor muscular, una alteración digestiva o emocional saben que existen otros especialistas que les pueden ayudar rápido y de forma eficiente con este tipo de problemas.

Y cuando nos encontramos con alguna de estas disfunciones, una de las preguntas que nos solemos realizar es “cuando ir al osteópata” o, si “es bueno que me trate un terapeuta manual”.

A no ser que algún conocido o familiar te recomiende a su terapeuta de confianza, si no conoces a nadie, posiblemente busques en Google. En este caso, te voy a poner un ejemplo con la ciudad de Móstoles, que es donde yo resido y donde yo empecé a dar mis primeros servicios de osteopatía domicilio y, también, donde se encuentra mi principal gabinete.

Dicho esto, seguro que pondrás en el buscador “osteópata cerca de mí”, o “osteópata en Móstoles”.

En esta ‘Gran Ciudad’, con más de 200.000 habitantes y una densidad de población mayor que muchas capitales de provincia española, hay una gran variedad de profesionales que pueden ayudarte, igual que ocurre con Madrid. ¿Y cuál será el más adecuado que dará con la solución a tus problemas?

 

es bueno ir al osteópata

 

Motivos por los que es bueno ir al osteópata

Más allá de dar con un buen profesional otras de las dudas que te surgirán es saber cuándo ir al osteópata. Para ayudarte en la decisión, aquí te dejo 5 tips para que entiendas cómo la osteopatía puede solucionar tu patología.

 

1. La osteopatía te ayudará a eliminar tus dolores

Es la primera premisa y es importante tenerla en cuenta.  Como dice mi slogan: “La solución definitiva a tus dolores de siempre”, la osteopatía es muy efectiva porque se ocupa de las lesiones, alivia las molestias y elimina los dolores a través de la recuperación del equilibrio del cuerpo.

Y es que otra de las premisas de esta terapia es encontrar la disfunción, corregirla y dejar a la naturaleza hacer.

Mediante la mejora de la circulación, la recuperación de la movilidad y elasticidad en los tejidos y la liberación de los bloqueos articulares que puedan existir, entre otras técnicas, los osteópatas estimulamos los mecanismos de autorregulación del cuerpo, que llegan en forma de “mensaje” a nuestro sistema nervioso para que este se “re-equilibre”.

 

2. Un buen osteópata busca el origen de tu problema

 

cuando ir al osteopata

Para que entiendas mejor cuándo hay que ir al osteópata, te voy a explicar una situación bastante común con la que posiblemente te sientas identificado.

Has acudido en diferentes ocasiones a alguna clínica y te has cuestionado por qué el terapeuta no ha conseguido ayudarte completamente con tu problema o por qué, si mejoras durante los primeros días posteriores a la sesión, pero vuelves a recaer poco después.

La respuesta es que no detectan el verdadero origen de tus dolores. En este sentido es fundamental realizar un buen estudio osteopático de toda la biomecánica corporal. Además de esta exploración exhaustiva y completa, yo por ejemplo utilizo también, un escáner termográfico que detecta las posibles subluxaciones vertebrales.

Y es que un buen osteópata no cura los síntomas que presenta cada usuario. Hay que buscar el origen del mismo. Es decir, la causa que lo provoca que, además, no suele estar en la misma zona donde se encuentra el síntoma. Esto puede deberse a dolores reflejos debido a disfunciones viscerales, a un sistema nervioso desequilibrado, e incluso a ciertas compensaciones que va haciendo nuestro cuerpo.

 

3. El tratamiento osteopático no es agresivo con tu cuerpo

¿Sabías que la osteopatía induce a la homeostasis?

Una buena sesión de osteopatía no es dolorosa. Esa idea de que circula por ahí que “cuanto más dolor se provoca en la sesión mejor se cura la lesión” es totalmente falsa.

Un osteópata recomendado siempre respetará tu umbral de dolor.  Y en mi gabinete de osteopatía en Móstoles trabajamos con diversas técnicas, especialmente con “fascioterapia”, que es totalmente indolora.

 AQUÍ PUEDES COMPROBARLO

 

cada cuanto tiempo hay que ir al osteópata

 

4. La osteopatía es un gran tratamiento preventivo

Otra pregunta también muy frecuente es “cada cuánto tiempo hay que ir al osteópata”.

Como te comentaba al principio de este artículo, la osteopatía también tiene un carácter preventivo. Y en el contexto de la sociedad actual en el que nos encontramos, cobra aún más fuerza esta premisa.

Hoy en día, con las largas jornadas laborares, donde trabaja tanto el padre como la madre, es difícil conciliar la vida familiar y laboral. Nuestra higiene postural no suele ser la correcta, comemos poco y mal y hacemos poco ejercicio, lo que conlleva una alta acumulación de estrés, que termina pasando factura a nuestro cuerpo.

Los mejores osteópatas de Madrid o de Móstoles, por seguir con el ejemplo de la comunidad donde trabajo, te realizarán un examen exhaustivo con el objetivo de prevenir lesiones y no llevar tu cuerpo al límite. Y es que no hay que ir al osteópata solo cuando ya no aguantamos más de dolor.

Las sesiones de mantenimiento son muy buenas en este sentido. Será el propio terapeuta el que te indique cada cuanto tiempo es recomendable que asistas al gabinete.

 

5.Mejora tu rendimiento: los beneficios de la osteopatía en el deporte

osteopatia y rendimiento deportivo

La osteopatía mejora enormemente el rendimiento deportivo.

La osteopatía y el deporte están íntimamente relacionados. De hecho, llevo más de 15 años trabajando en la archiconocida urbanización “La finca”, situada en Pozuelo de Alarcón, ayudando con mis sesiones  a muchos deportistas de élite a optimizar sus entrenamientos y a mejorar, aún más, sus marcas en sus respectivos equipos.

¿Y cómo lo conseguimos? (lo digo en plural porque es una labor conjunta entre terapeuta y usuario).

  • Trabajando los desequilibrios y las dismetrías corporales
  • Aumentando la capacidad respiratoria y diafragmática
  • Mejorando la elasticidad y la potencia de los músculos
  • Recuperando el cuerpo tras el esfuerzo y preparándolo para los siguientes partidos.

 

Ahora que ya sabes cuándo ir al osteópata y cómo puede ayudarte…
¿Quieres solucionar tus problemas con la osteopatía?