¿Sufres hernia discal? Si has llegado hasta este artículo es porque estás pasando por esta patología, o conoces a alguien muy cercano que está en esta situación.

Dos de las preguntas más frecuentes de las personas que recibo en mi gabinete para tratarse con mi nuevo protocolo integral para la hernia discal en Madrid y encontrar un tratamiento efectivo y alternativo a la cirugía,  son las siguientes:

  • ¿Cómo se me ha podido producir esta dolencia de un día para otro?
  • ¿Cuáles son las causas de la hernia discal?

En tu caso concreto, ¿conoces el origen de tu patología? Sin conocer tu historia personal, creo que puedo describir la secuencia de acciones por las que has pasado hasta llegar a este dolor.

Rápidamente  y casi sin darte cuenta, no llegas a comprender cómo has podido pasar tan rápidamente de estar, más o menos bien, a recibir un diagnóstico de hernia discal.

No te preocupes porque en este post te voy a contar cómo se produce esta hernia lumbar que, generalmente suele llegar por sorpresa.
 

Situaciones previas a hernia de disco

 
Siento decirte que ese dolor o ese movimiento tan insignificante que lo ha desencadenado todo, no son las verdaderas causas de la hernia discal.

Esta patología no se ha producido en un instante. Se ha ido desencadenando a lo largo del tiempo. Pero llegados a este punto tienes que centrarte en trabajar tu dolencia y evitar los temibles síntomas de hernia discal. Y, sobre todo, también eludir la cirugía.

Voy a intentar esclarecerte cuáles son los principales motivos de las hernias discales  a través de las diferentes fases por las que todo afectado pasa en un momento u otro.

Es importante que sepas cuáles son todas estas causas para que puedas encontrar al mejor osteópata que pueda ayudarte y  sepa integrar y trabajar todas ellas en consecuencia.

 

hernia discal causas

 

Seguramente, te sientas identificado con las siguientes situaciones:

 

1.El día a día y las pequeñas molestias lumbares sin importancia

Como le ocurre al 99% de las personas, habrás tenido en alguna ocasión dolores lumbares o molestias de espalda. Y aunque fueran de vez en cuando, los achacarías a los malos hábitos posturales en la oficina , al estrés, u otros esfuerzos como coger en brazos o a caballito a tus hijos. No pensarías que son causas de la hernia discal reales.

Alguna vez te has levantado de la cama con dolores lumbares pensando que eso solo será una mala postura adaptada al dormir. O quizás has tenido durante años un trabajo de esfuerzo físico o repetitivo en la construcción, en una cadena de montaje, o en ese trabajo que te obliga a estar más de ocho horas casi continuas de pie.

Hasta aquí, siempre has creído que esas molestias lumbares eran normales. Dolores de poca intensidad que después de unos días desaparecían mágicamente, y que de momento no eran un problema.

Durante mucho tiempo tu cuerpo, que por cierto, es una perfecta y compleja máquina, ya te estaba dando su señal de alarma. Y es que el dolor solo es la forma en la que tu cuerpo quiere comunicarse contigo para que empieces a prestarle atención.

Aún así, la mayoría de las personas que pasamos por estas situaciones seguimos sin prestarle atención, engullidos en la vorágine de nuestros quehaceres diarios.

Aunque tú  no eres consciente, tu columna te ayuda silenciosamente de todo el esfuerzo que día a día debe soportar. Lo hace compensando y esforzándose para que puedas seguir con tus tareas, aunque ya te ha dado su señal de aviso varias veces.

 

2. Un día cualquiera todo cambia: primeros síntomas de la hernia de disco

El día menos pensando haces cualquier tipo de movimiento de los que realizas normalmente. Puede ser en tu trabajo al coger un pequeño peso, o en tu casa al agacharte, al atarte los cordones…

Son movimientos que repites cientos de veces al día y que solo te generaban una pequeña molestia. Pero esta vez todo cambia.

Ese pequeño movimiento te genera un gran espasmo y un gran dolor en tan solo unos segundos. Te deja “clavado en el sitio”.

Es un dolor tan agudo e insoportable que te paraliza. Cualquier mínimo movimiento por pequeño que sea es muy doloroso.

Pues este lumbago, lumbalgia o ciática no se ha producido en este justo momento en el que has hecho este gesto determinado. Esto fue  solo e “la gota que colma el vaso” dentro de un periodo muy largo de tiempo en el que has descuidado tu columna vertebral.

Esta vez, tu cuerpo ya no puede compensar y ayudarte más. En esta ocasión el dolor ya no desaparecerá solo y tu columna te dejará inmovilizado para evitar daños mayores.

 

#OSTEOCONSEJO:
Si ahora mismo estás en esta fase, puedes encontrar más información en el siguiente artículo y así sobrellevar mejor el dolor agudo y aliviar tú mismo los primeros síntomas:

 

hernia discal lumbar

 

 3. Diagnóstico de hernia discal

Aunque esta vez, intuyes que hay algo diferente no piensas que estos hechos sean las causas de la hernia discal. Vuelves a esperar unas horas para ver si al igual que en ocasiones anteriores el dolor va disminuyendo poco a poco también.

Lo que pasa es que esta vez no lo hace, e incluso aumenta en la medida en la que pasa el tiempo, cuando haces cualquier mínimo gesto o caminas.

Asustado por este dolor que nunca has experimentado y que es tan agudo, que te recorre toda la pierna y te llega hasta el talón o te imposibilita andar, decides ir a la consulta de urgencias.

Ya en el hospital, lo único que quieres es algún tipo de calmante o solución rápida para ir a trabajar al día siguiente.

Al llegar a la consulta  de urgencias el  doctor te hace el obligado interrogatorio y te receta algún típico de analgésico, antiinflamatorio o relajante muscular oral, o inyectado.

Tras algunas comprobaciones en camilla para ver si está afectado el nervio ciático, te envía a hacerte una radiografía para intentar averiguar las causas de esta lumbalgia.

Lo normal es que seguidamente también quiera una resonancia magnética de la zona lumbar, ya que la radiografía no revela si hay algún tipo de patología en los discos.

Generalmente, y sobre todo si has pasado repetidamente por estos episodios una y otra vez sin ponerle una verdadera solución, todo este proceso  acaba en el diagnóstico de una o varias protusiones o hernias discales lumbares.

 

hernia discal migrada

 

Causas de la hernia discal más frecuentes

 

Son muchos los tratamientos de hernia discal con osteopatía resueltos en mis gabinetes de Madrid. Así que desde mi humilde experiencia voy a enumerarte las cuatro diferentes causas de la hernia discal más comunes que me he encontrado a lo largo de estos años:

 

Descompensaciones pélvicas, asimetrías de caderas y otro tipo de lesiones

Una de las características más frecuentes de las personas que tienen hernias discales, son en general, todas las descompensaciones a nivel de la estática corporal.

Estas descompensaciones pélvicas pueden estar generadas por uno o por varios desequilibrios corporales, como por ejemplo, un tipo de pisada determinada, una lesión de rodilla antigua, o por una dismetría de  caderas.

Toda esta biomecánica alterada genera posiciones de lateralización y rotación no favorables en las vertebras y, en consecuencia, en sus discos. Así, pueden generarse cargas en los discos desequilibrados.

Es muy importante, en cualquier tratamiento de la hernia discal, eliminar todas estas causas de manera radical si ya estas afectado de hernia o protusión discal.

 

dismetría de caderas

 

Alteraciones de la carga sobre la zona lumbar

Una de las principales causas de la hernia discal lumbar se debe a una sobrecarga de presión de los discos más bajos. Los discos intervertebrales están diseñados para soportar una presión y un trabajo determinado máximo.

Pero ahora imagina que en el resto de la columna hay tanta tensión y sobrecarga que no tiene una buena movilidad en su parte más alta. Esta inmovilidad superior la intentará compensar toda la zona lumbar, es decir,  se encargará de trabajar mucho más. Sus discos absorberán sus propias presiones más las presiones de las vertebras superiores, realizando todo el trabajo.

Te pongo un ejemplo para que lo entiendas mucho mejor:
Imagina que las vertebras son un equipo de 24 personas en una oficina para sacar cualquier proyecto adelante. Un trabajo cualquiera. Y que 19 de esas personas están lesionadas y no rinden al 100%. Mientras, las  5 personas sanas restantes tienen que trabajar por todas las demás que no lo hacen. Esta saturación de trabajo podrá ser soportada solo durante una temporada.

Pero, ¿te imaginas que tuvieran que hacerlo durante años y años seguidos como tu espalda? Estos cinco trabajadores incansables son tus 5 últimas vertebras lumbares.

 

hernia discal comprimida

 

Disfunciones viscerales que producen hernias discales

La tercera de las causas de la hernia discal más comunes son provocadas por alteraciones o disfunciones viscerales.

Ya sabes que todos los órganos de nuestro cuerpo están conectados a los segmentos medulares. Por tanto, cualquier alteración visceral, como por ejemplo, un problema de riñón, una disfunción de útero, de intestino, de vejiga, o de próstata, afecta neurológicamente a la médula.

Como consecuencia desequilibra toda la zona muscular y provoca contracturas reaccionales, que a su vez, desencadenan subluxaciones en las vertebras lumbares. En muchas ocasiones esta retroalimentación neurológica  es parte fundamental, y es motivo de esta hernia de disco.
 

#OSTEOCONSEJO:
Es muy importante que prestes atención a tu alimentación si sufres esta patología.
¿Quieres cuidar tu salud?

 

hernia de disco visceral

 

Estrés y procesos emocionales continuos

¿Puede un proceso de estrés y alteración emocional ser una de las causas de la hernia discal? Indirectamente, por supuesto que sí. Te lo voy a explicar.

Un proceso de fuerte componente emocional o de una actitud mental desacertada y constante provoca una alteración del sistema nervioso.

El sistema nervioso autónomo es el encargado, en sus dos fases, de controlar el tiempo que permanece en “modo de trabajo” o “modo de descanso y reparación”. Esta alteración no deja al sistema de reparación, llamado sistema nervioso parasimpático, actuar, reparar, nutrir e hidratar todas las zonas vertebrales y discos.

Por este motivo, es muy habitual que las personas afectadas por hernias de disco les cueste conciliar el sueño y no se sientan descansados al despertar por la mañana. O, incluso,  se sientan mucho más cansados que cuando se acostaron la noche anterior.
 

#OSTEOCONSEJO:
Rebaja tu nivel de estrés y mejorarás tu hernia discal:

 

hernia de disco por estres

 

Tratamiento de osteopatía para hernia discal

Estas 4 situaciones que te acabo de comentar son las causas de la hernia discal más frecuentes con las que nos enfrentamos los osteópatas a diario.

Quiero resaltarte la importancia de un trabajo global sobre todas las causas de las hernias discales.  Y es que es fundamental para una buena evolución y remisión de los síntomas, abarcar todas y cada una de ellas. Así nos aseguraremos evitar la cirugía y la sintomatología asociada, siempre acompañado, por supuesto, de un trabajo personal específico de la persona afectada.

Desde toda la experiencia acumulada por el personal y trabajo conjunto de fisioterapeutas y osteópatas, estos terapeutas somos pioneros en un nuevo método de trabajo global en la patología de hernias discales sin cirugía.

Espero que este artículo sobre las causas de la hernia discal te ayude a conocer mejor tu caso.

 

¿Sufres esta patología y quieres mejorar tu calidad de vida?
Descubre la eficacia de mi Protocolo Integral para hernias discales. 

 

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.