619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

¿Sabías que la inflamación de la fascia plantar está considerada la lesión del verano?

Durante la época estival aumenta este tipo de dolencia (en torno a un 20 o 30 por ciento) y uno de los principales motivos es que dejamos de utilizar nuestros zapatos habituales y recurrimos en exceso a las chanclas.

Los expertos llevan años desaconsejando el uso continuado de estas sandalias veraniegas  porque también aumentan las úlceras en los pies, las roturas de dedos o los esguinces.

Por este motivo, te voy a hablar hoy de la importancia del calzado para la fascitis plantar. Tanto para prevenirla como para ponerle solución.

Si has sufrido alguna vez esta hinchazón de la fascia del pie, seguro que has sentido dolor en el talón, quemazón en la planta o, incluso, la sensación de pisar sobre chinchetas. Sobre todo al levantarte o después de estar  unas horas sentado o tumbado o, tras una larga caminata.

Si quieres ponerle solución o que este verano no te ocurra a ti, sigue leyendo.

Causas de la inflamación de la fascia del pie

 

La fascia plantar es el tejido que conecta el talón, concretamente el calcáneo, con los dedos y, que además, da forma al arco del pie. Si quieres saber más sobre esta parte del cuerpo, te recomiendo leer este artículo.

La causa principal de la fascitis plantar es la pisada o la forma de caminar, independientemente que sea una pisada pronadora o supinadora.

Esta pisada está determinada por otros factores, entre los que destacan:

  • La edad. La fascitis es más propensa a partir de los 45 años.
  • La actividad física. Es más común en deportistas y, sobre todo, runners.
  • El sobrepeso.
  • La forma del pie. Es más habitual en personas con el arco plantar más aplanado.
  • Causas biomecánicas. Destacan en este sentido, el acortamiento de isquiotibiales o de gemelos, o algunas descompensaciones del cuerpo debido a una dismetría de caderas o una escoliosis o actitud escoliótica.
  • El tipo de zapato. Y por eso te voy a dar las claves de la trascendencia del calzado para la fascitis plantar, siempre después de la corrección osteopática y un tratamiento de fascioterapia.

 

calzado fascitis plantar

 

Diferencias entre fascitis plantar y espolón calcáneo

 

Muchos de los usuarios de mis sesiones de osteopatía que vienen con este tipo de lesión, además padecen de espolón calcáneo.  La mayoría me preguntan por la relación entre ambas patologías.

Este espolón, que suele diagnosticarse fácilmente con una radiografía,  es  una calcificación (formada por cristales de calcio) del hueso calcáneo.

Aunque muchos pacientes se asustan de ver esta extensión ósea, se debe a una hinchazón continuada de la fascia. Esta a su vez se encuentra ya muy endurecida, provocada por la tensión que existe en músculos como los tibiales o los gemelos.

Como resumen, el espolón calcáneo es la consecuencia más habitual de una fascitis plantar severa o ya avanzada.

En los casos en los que existe este espolón lo primero que hay que hacer es reducir esa tensión entre la planta y zonas como los gemelos, fundamentalmente con ejercicios de estiramiento diarios y otras acciones.

 

espolon calcaneo

 

Descubre más consejos y conoce mi tratamiento para la fascitis plantar.

 

La importancia de elegir tu calzado diario

 

Si padeces esta patología seguro que te han recomendado plantillas para la fascitis plantar. Suele ser una buena solución pero no será del todo efectiva si no eliges el calzado adecuado.

Este tipo de zapato no te ayudará a prevenir o curar tu fascitis,  sino también otras patologías como los dolores de espalda.

A veces, elegimos un zapato porque es barato o parece cómodo, o fácil de poner y quitar, pero esto a la larga no sólo no va a mejorar tu lesión, sino que va a agravar esa inflamación de la fascia.

Por tanto, tienes que evitar, en la medida de lo posible, el siguiente tipo de calzado:

  • Zapatos que no transpiran, como los elaborados con materiales sintéticos.
  • Zapatillas muy planas o con poca suela.
  • Zapato de vestir, donde la suele viene cortada.
  • Calzado con mucho tacón, superior a 4 centímetros, donde el pie está muy inclinado, o muy finos como algunos modelos de señora, que pueden llegar a desequilibrar.
  • El zapato con suela redondeada también implica un  mayor equilibrio y, por tanto, un mayor esfuerzo del resto de músculos de las piernas.

 

plantillas para la fascitis plantar

 

Los mejores zapatos para la fascitis plantar

Y ahora que ya sabes qué zapatos no tienes que ponerte si no quieres que te duela la planta del pie, querrás saber cuál es el mejor calzado para la fascitis plantar.

¡Vamos allá!

Lo más importante es que este zapato cuente con una ligera cuña interior en el talón y que la forma sea anatómica, que no tenga corte en el talón.

Además, también es importante que ese calzado sea:

  • Cómodo y mullido
  • Traspirable
  • Que proteja el tobillo si es posible
  • Que te permita cambiar la plantilla de fábrica en el caso de que le incorpores tu plantilla personalizada.

 

zapatos para fascitis plantar

 

No obstante, tanto si te has decidido por unas plantillas para fascitis plantar específicas como por este tipo de calzado que te acabo de comentar, es imprescindible que tu cuerpo esté equilibrado y tus extremidades lo más alineadas posible.

Con la osteopatía estructural consigo compensar todo su sistema musculo-esquelético y no exista ninguna asimetría en tus piernas provocada por tu forma de andar o tus hábitos posturales.

Con esta corrección osteopática, un podólogo podrá saber exactamente los milímetros de plantilla que necesitas para cada parte del pie y, en el caso de que no la necesites, yo podré recomendarte el calzado más adecuado para tu fascitis.

 

¿Tienes dolor en la fascia del pie?