¿Sientes dolor al orinar o al defecar, como si te quemara toda la parte genital, anal y perineal? ¿Tienes molestias al mantener relaciones sexuales o al sentarte? Estas situaciones son algunos de los principales síntomas del atrapamiento del nervio pudendo.

Los problemas urinarios y otras dolencias de la zona pélvica, como las ciáticas, suelen afectar bastante a nuestro estado emocional, provocando ansiedad e impotencia frustrante que exacerba aún más toda esta sintomatología.

La neuralgia del nervio pudendo es una patología desconocida, difícil de diagnosticar, y además, dolorosa. Este síndrome miofascial del suelo pélvico afecta tanto a los hombres como a las mujeres, y suele provocar un dolor neuropático incapacitante.

Las personas afectadas por el atrapamiento del nervio pudendo no pueden desarrollar una vida cotidiana normal.  Pero tranquil@, porque hoy voy a contarte cómo puedes, a través de la osteopatía y de un abordaje fascial integral, resolver esta dolencia.

Antes vamos a conocer un poco más de esta parte de nuestro cuerpo.

 

¿Qué es el nervio pudendo?

Este nervio, de  tan solo 15 centímetros, se  sitúa dentro la región pélvica y parte de las ramas nerviosas sacras S2, S3 y  S4.

Su inervación motora y, sobre todo, la sensitiva de las ramas nerviosas, inervan las partes genitales, tanto las masculinas como las femeninas. Y también la zona pélvica.

El atrapamiento del nervio pudendo es el causante del dolor pélvico crónico. Y es que, en su  recorrido, el nervio, que es rodeado de potente musculatura y de fascias, es comprimido en algún punto de su sinuosa y compleja estructura.

De esta forma, algunas situaciones tan básicas de nuestro quehacer diario, como sentarse o defecar, u otras también habituales como las relaciones sexuales, resultan casi imposibles de realizar. Y esto se debe al entumecimiento, acorchamiento y quemazón de toda la zona que rodea al perineo.

 

que es nervio pudendo

 

Causas de la neuralgia del nervio pudendo

Las causas del atrapamiento del nervio pudendo pueden ser múltiples:

  • Tensión excesiva de la musculatura perineal y de la musculatura glútea.
  • Irritación de la zona por la práctica de ciertos deportes. Las más habituales son las actividades con bicicleta. Estos casos suelen ser diagnosticados de la misma patología aunque con distinto nombre: el llamado “síndrome del ciclista”.
  • Secuela de una episotomía (incisión entre la vagina y el ano) sobre el periné, o de un post parto vaginal complicado tras dar a luz al bebé.
  • Tras accidentes, caídas, fuertes traumatismos e impactos sobre las nalgas, hueso sacro y coxis.
  • Después de cirugías oncológicas, quimioterapia o radioterapia.
  • Infecciones en la mujer como la vestibulitis vulvar, que desencadena espasmos y contracciones del suelo pélvico.
  • Como consecuencia de una prostatitis.
  • Tras episodios de lumbociáticas, asociadas a protusiones o hernias discales en las vertebras lumbares más bajas, L5-S1.

 

Atrapamiento del nervio pudendo: síntomas más frecuentes

¿Y cómo puedo saber si tengo neuralgia del nervio pudendo?, te preguntarás.

El dolor pélvico perineal crónico es una afección rara y difícil de concretar por los facultativos. Pero, como en la mayoría de patologías, cuanto antes sean diagnosticadas más rápido aumentan las posibilidades de recuperación.

Así, si te sientes identificado con algunos de estos síntomas que te expongo a continuación, consulta con tu médico para que pueda ofrecerte un diagnóstico diferencial certero sobre este atrapamiento del nervio pudendo.

  • Dolor y parestesia en las zonas perineales que no dejan sentarse con normalidad. Las personas afectadas por esta patología, literalmente, “tienen que vivir de pié para evitar el dolor”.
  • En los hombres, dolor en el pene que les impiden mantener relaciones sexuales de ningún tipo. Bien por entumecimiento, pérdida de sensibilidad total o parcial y/o disfunción sexual, o también, por dolor al eyacular.
  • En las mujeres, dolor en la vulva y en el clítoris (es habitual que pruebas de ecografía ginecológica de la zona genital interna no refieran hallazgos anormales).
  • Molestias en el coxis con irradiaciones hacia el pubis.
  • Dolor en el ano.
  • Molestias al orinar y al defecar, con sensación aguda de quemazón
  • Sensaciones de descargas eléctricas
  • Estreñimiento
  • Dolor ciático

 

nervio pudendo dolor

 

Soluciones al síndrome del nervio pudendo

Aunque la medicina alopática no ha podido resolver esta dolencia del suelo pélvico con una eficacia del 100%, sí que hay distintas técnicas para sobrellevar esta patología tan incapacitante.

A continuación te las detallo por orden, desde las menos invasivas  hasta la última solución, que yo creo, desde  mi  humilde opinión, que debería recurrir: la operación del nervio pudendo.
 

Tratamiento farmacológico 

Los medicamentos más utilizados en un primer término y durante un tiempo indeterminado en el que dure este atrapamiento del nervio pudendo son los siguientes:

  • Antiepilépticos o anticonvulsionantes
  • Analgésicos de acción central para combatir el dolor
  • Parches de lidocaína y benzodiacepinas para reducir los síntomas de ansiedad y estados psiconeuróticos, administrados por vía oral o vía rectal.

 

neuralgia del nervio pudendo

 

Bloqueo anestésico

El bloqueo anestésico del nervio pudendo es una técnica en la que mediante una serie de abordajes en distintas posiciones y, guiados por un equipo de ultrasonidos, se aplican mezclas analgésicas y anestésicas como corticoides o lidocaína. El objetivo es realizarlo en las zonas comprometidas para  disminuir la neuropatía pudenda.

Aunque es un procedimiento sencillo, no está exento de complicaciones post-intervención que no son muy  frecuentes. No obstante, según la prestigiosa revista  “Colombian Journal of Anesthesiology”, pueden presentarse mayores complicaciones y más lesiones nerviosas.

Me refiero a la incontinencia urinaria y  fecal, o al acorchamiento y debilidad en el territorio del nervio pudendo. A cambio, los efectos de mejoría son muy eficaces durante algunos meses. Si el dolor vuelve nuevamente o su duración es corta, se puede repetir esta terapia o pasar a la siguiente opción.
 

Radiofrecuencia para el nervio pudendo

El bloqueo nervioso por radiofrecuencia, mediante impulsos electromagnéticos, es una técnica realizada en quirófano. Mediante anestesia previa y una hora de intervención se incide sobre los nervios afectados con unas agujas  con las que se interrumpe  la señal dolorosa.

Aunque cada paciente reacciona de una manera distinta, sí que se suele notar una mejoría gradual a las cuatro o cinco semanas.

Como los efectos no son definitivos hay que repetir la intervención con la frecuencia oportuna para mantener sus beneficios. Aproximadamente cada seis meses o un año. De esta forma se consigue reducir también las dosis de los medicamentos y, por tanto, sus efectos secundarios y las alteraciones típicas digestivas.
 

Implantes de electrodos de estimulación sacra

 

electroestimulacion sindrome nervio pudendo

 

Mediante la implantación de unos electrodos permanentes con cirugía puede modularse el plexo sacro. Esta técnica produce unos impulsos eléctricos trabajándolo a través del sistema nervioso central y, específicamente, en la modulación del dolor pelviano.

Estos implantes son utilizados también para favorecer distintas patologías como coxigodinias, cistitis intersticial, prostatitis o vulvodinia, asociadas o no, al atrapamiento del nervio pudendo.

Según elServicio de cirugía general del hospital Ramon y Cajal y sus estudios sobre sus intervenciones en implantes de neuromodulación entre los años 1998 y 2003, la eficacia de este dispositivo en pacientes con dolor pélvico, fue del 50%. Además, tras un seguimiento a estos pacientes durante 36 meses, no se encontró fracaso alguno en el tratamiento.

Las posibles complicaciones  a tener en cuenta en el caso de los electrodos se pueden producir en  personas con molestias en el lugar de los implantes, aunque es en un bajo porcentaje. En estas situaciones es necesario el explante de los neuroestimuladores.

Las  personas portantes de estos implantes deben extremar sus precauciones ante caídas o accidentes, en los que los electrodos pueden dejar de funcionar y deben sustituirse.
 

Cirugía por laparoscópica del nervio pudendo

La operación del atrapamiento del nervio pudendo es uno de los últimos recursos a los que se suele recurrir. Esta complicada cirugía requiere de hospitalización y aborda directamente seccionando todo el peritoneo, los músculos y los ligamentos hasta acceder al “canal de Alcock”, y recubrir con una parte de peritoneo también seccionado el nervio pudendo.

Esta intervención, no ya tan solo por sus posibles complicaciones y su dificultad, si no porque no garantiza su efectividad, ralentiza y dificulta un abordaje manual fascioterapeútico y osteopático.

Y es que en todas estas zonas de abordaje post-bisturí, se añade un extra de trabajo por todo el nuevo tejido cicatrizal sobre el que hay que trabajar.

Aquí puedes ver un vídeo de una operación por laparoscopia del nervio pudendo. No lo recomiendo para personas sensibles a imágenes de este tipo.


 

Atrapamiento del nervio pudendo: tratamiento natural con osteopatía

Si padeces esta patología o conoces a alguien que la sufra, te doy una buena noticia: existe tratamiento del nervio pudendo con osteopatía.

Aunque somos pocos los osteópatas expertos en el atrapamiento del nervio pudendo en España, es muy alto el  número de casos que tratamos, tanto de afectados  en España como de otros países de Latinoamérica que vienen aquí para curarse con tratamiento manual.

Y es que ya hay cirujanos de prestigio que apuestan por derivar a la fascioterapia y la osteopatía integral como un primer recurso a esta dolorosa patología, antes de pasar por las soluciones comentadas más arriba o por quirófano.

 

nervio pudendo tratamiento natural

 

Según se ha constatado en algunos estudios, el porcentaje de mejora de estos casos de neuralgia del nervio pudendo con sesiones osteopatía es muy alto. Además son técnicas nada invasivas y completamente seguras.

Si no sabes cómo resolver esta patología, ponte en contacto conmigo y estudiaremos tu caso personalizada y detenidamente.

Todos los artículos y consejos contenidos en este artículo y página web, en ningún caso excluye, ni sustituye, cualquier tratamiento médico, fisioterapeútico, psicológico, farmacológico convencional o cualquiera relacionado en materia sanitaria, por lo cual ,ésta declina toda responsabilidad derivada de su interpretación y lectura ,así como la de los link internos que puedan existir, informando únicamente de otras fuentes alternativas de información. Consulte siempre a su especialista en medicina antes de tomar cualquier decisión sobre su salud.