619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

El dolor de espalda es una de las dolencias más comunes en la población actual (más del 80 % lo padecerá en algún momento de su vida) y puede estar originado por múltiples causas.

Una de ellas puede ser la escoliosis o, ¿quizá sea más una actitud escoliótica?

Si ya me conoces o has visitado algún osteópata alguna vez, seguro que has escuchado que todos los órganos del cuerpo están conectados entre sí. Y es que el origen de algunas disfunciones corporales pueden encontrarse en otro lugar del cuerpo distinto que desde donde irradia el dolor.

Es muy habitual confundir estos dos términos. Por eso hoy te voy a explicar cómo afecta una dismetría de caderas a una actitud escoliótica, y qué expectativa de mejora hay con tratamiento osteopático.

Pero antes te enseñaré a distinguir el origen de una columna desviada.

 

Diferencia entre las escoliosis y las actitudes escolióticas

 

escoliosis radiografia

 

Hablarte de la relación entre escoliosis y actitud escoliótica  me ocuparía todo un artículo entero, pero es necesario que entiendas de forma breve sus similitudes y diferencias.

¿Qué  es la escoliosis?
Este término se refiere a una desviación de la curvatura lateral de la columna vertebral en forma de “S” o de “C”. Si es una desviación excesiva provoca una deformidad a nivel de todo el raquis, tanto por la parte posterior como por la anterior, formando las típicas gibas que afectan a la caja torácica y que ocasionan esa diferencia tan acusada de la altura de los hombros.

Ésta, a su vez, puede provocar problemas respiratorios por afectación de los pulmones, provocar artritis a largo plazo, contracturas voluminosas y descompensación general de todo el cuerpo.

La causa de la escoliosis se considera idiopática, es decir, de origen desconocido. Suele afectar más a niños y adolescentes en pleno crecimiento, por lo que es de suma importancia controlar esta patología en sus inicios.

Los orígenes de las escoliosis más severas se encuentran en algunas parálisis cerebrales, malformaciones del feto, problemas en el embarazo o patologías del sistema nervioso.

Estas escoliosis son las llamadas por muchos profesionales sanitarios como “escoliosis verdadera”, para diferenciarlas de las “actitudes escolióticas” en las que me voy a centrar ahora.

En los casos más graves, la cirugía y corsés ortopédicos suelen ser los tratamientos más habituales. No obstante, la osteopatía ayuda a mantener toda la columna lo más flexible posible y descargar todas las tensiones musculares y fasciales que provocan dolor y, también, conseguir una mejor expansión pulmonar.

En estas situaciones no es posible “enderezar” las curvaturas, pero si lograr una calidad de vida agradable y frenar los procesos degenerativos.

 

columna desviada

 

¿Qué es la actitud escoliótica?

La actitud escoliótica (al igual que en la escoliosis) es la curvatura, también lateral, de la columna. En este caso es mucho menos acusada ya que su desviación es menor a los 10 grados.

A diferencia de las escoliosis, su manejo es mucho más simple, llevadero y con muchísimo mejor resultado en términos de corrección.

Generalmente no se le da la importancia que merece en comparación a la gravedad visual que se le atribuye a una verdadera escoliosis, pero aun así, es muy importante su tratamiento para evitar en el medio y largo plazo, problemas de columna vertebral más graves como protusiones, hernia discal,  artrosis y artritis.

actitud escoliotica corregida

 

Causas de una desviación de columna leve

Los motivos que provocan una actitud escoliótica son, las llamadas por nosotros los osteópatas, las “causas mecánicas”. Se trata de descompensaciones del equilibrio corporal debido a múltiples factores:

  • Esfuerzos musculares mal dosificados que provocan adaptaciones.
  • Higiene postural en el trabajo, bien por empleos que requieren largos periodos de pie, o lo más habitual, actividades en las que haya que trabajar sentados durante mucho tiempo.
  • Hábitos o gestos deportivos repetitivos.
  • Estrés mantenido durante tiempos prolongados.
  • Inflamaciones de los órganos digestivos que a su vez provocan posiciones antiálgicas para evitar dolor.

 

altura pantalla ordenador(POSTURA INCORRECTA FRENTE AL ORDENADOR)

 

La mayor causa de actitud escoliótica: la dismetría de caderas 

La causa más común de las actitudes escolióticas son las dismetrías de caderas, de las que ya te hablé en este artículo, que es uno de los más visitados de mi blog.

Aún así te hago un rápido recordatorio:

Las dismetrías de caderas podían ser “verdaderas” o “falsas”, y también repercutían con dolor sobre la zona lumbar.

A largo plazo generaban hernias discales (te invito a entrar en mi grupo privado de facebook dedicado exclusivamente a esta patología), y también pueden terminar provocando fascitis plantar.

De todas formas, mediante la osteopatía integral y, en los casos en que fuera necesario, añadiendo al calzado un alza o plantilla, se puede corregir esta descompensación de las caderas y “alinear” el raquis, que por adaptación a la gravedad de la columna genera las actitudes escolióticas.

 

dismetría de caderas

 

Actitud escoliótica: tratamiento con osteopatía

 

¿Pueden corregirse las actitudes escolióticas con osteopatía o terapia manual? La respuesta es sí.

El trabajo de un osteópata es corregir y trabajar sobre todas aquellas disfunciones que provocan este tipo de descompensaciones generales.

¿Y cómo es el procedimiento de estas sesiones integrales?

De esta forma es posible recuperar una buena posición de la columna vertebral, generar un correcto equilibrio fisiológico y mejorar la alineación vertebral.

Mediante este método de trabajo manual e indoloro es como consigo resolver dorsalgias, cervicalgias, lumbalgias y lumbagos, en mis gabinetes de osteopatía de Madrid.

 

¿Quieres poner solución a tu actitud escoliótica o a tu escoliosis?