619 58 37 54​⁠​ info@osteopatiagustavomartin.com

Aunque es una enfermedad poco común (afecta a una o dos de cada 100.000 personas), ya he recibido en mis gabinetes de osteopatía a varios pacientes con esta patología, cuyos síntomas pueden confundirse con otras afecciones digestivas.

Por ello, hoy te voy a explicar qué es la acalasia esofágica, cuáles son los diferentes tratamientos que existen desde la medicina convencional y, también, desde las terapias manuales que yo practico.

La acalasia es la incapacidad de relajación del esfínter esofágico inferior. Este anillo, también llamado cardias, está compuesto por una estructura de fibras de músculo liso y es el  encargado de separar el esófago del estómago.

El esfínter funciona de manera involuntaria. Abre y cierra el acceso al estómago, permitiendo la entrada en la deglución e impidiendo la salida del alimento y del reflujo gastroesofágico.

En la acalasia esofágica no suele encontrarse relación hereditaria alguna y afecta en la misma proporción a mujeres y hombres de cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 25 y 60 años. Mientras, la acalasia en niños es menos común todavía pero también existe.

 acalasia esofagica

 

Acalasia, síntomas más frecuentes

La imposibilidad de digerir alimentos o la dificultad al tragar, conocida como “disfagia”, puede ser similar en los síntomas o acompañar a otras patologías. De hecho, muy frecuentemente son confundidas en sus primeras fases con el trastorno del Síndrome de Wilkie.

Por ello, el primer paso por parte de los facultativos será realizar un diagnóstico diferencial a través de pruebas analíticas, exploración física, radiografías de tórax, manometrías, ecografías o resonancias  abdominales. Así se determinará el resultado negativo o positivo, sus características y los diferentes grados de acalasia.

Entre los síntomas de acalasia  más reconocibles destacan:

  • Dolor en la zona posterior del esternón y en el torax
  • Dolor de espalda en la zona media y superior izquierda, que generalmente acaba por repercutir en el cuello y, posteriormente, se extiende a toda la zona de la columna
  • Sensación de “atasco” de la comida antes de llegar al estómago
  • Pérdida de peso anormal acompañada, en muchas ocasiones, por deshidratación
  • Reflujos constantes de los alimentos y bilis hacia la boca

 

Tratamiento médico y quirúrgico de la acalasia esofágica

acalasia esofagica tratamiento-medico

 

El  tratamiento médico conservador es el más utilizado, fundamentalmente  a través de fármacos (son también usados en caso de alguna enfermedad cardiaca e hipertensión). Se utilizan para intentar reducir  la presión y aliviar los síntomas, pero aunque son efectivos, sus efectos van disminuyendo en las tomas continuas a largo plazo.

La alternativa quirúrgica a la acalasia esofágica es la cirugía laparoscópica. En la intervención se secciona aproximadamente unos diez centímetros del tejido que ocupa la parte baja del esófago, llamada miotomía, para que los  alimentos puedan  introducirse  correctamente en el estómago. Por otro lado, también se realiza una técnica antirreflujo.

La duración de la operación es de una a dos horas y el tiempo de hospitalización unos tres días. Estéticamente quedan cuatro o cinco cicatrices de unos 2 centímetros que son aconsejables tratar.

Según los cirujanos especializados la operación laparoscópica tiene un resultado satisfactorio, en torno al 90%. No obstante, hay casos que no evolucionan o no se esperan buenos resultados ya desde el diagnóstico diferencial del cirujano. Esto suele deberse a los trastornos motores que pueden llegar a producirse en los años posteriores, aun habiendo realizado una operación totalmente correcta.

 

Vídeo sobre las soluciones médicas a la acalasia esofágica: 

 

Acalasia: tratamiento natural con osteopatía visceral

Tanto si has decidido operarte, como si prefieres seguir tratamiento de acalasia esofágica con terapias manuales y naturales, tienes una alternativa poco conocida hasta ahora en este tipo de casos: la osteopatía visceral

A través de manipulaciones suaves e indoloras de los tejidos y órganos del abdomen, combinados con técnicas de osteopatía estructural , se pueden eliminar esos dolores reflejos de espalda, cuello y tórax.

De esta forma conseguiremos además los siguientes beneficios:

  • Mejora de los reflujos y aspiraciones nocturnas
  • Reducir la tensión que sufre el cardias y el esófago
  • Elastificar todos los sistemas de sujeción del estómago y, por consiguiente, mejorar su función

Y es que para estos casos de acalasia, en mis sesiones de osteopatía no solo me ocupo del esfínter. Todos los demás órganos que conforman el aparato digestivo y el abdomen mejoran también, ya  que en procesos largos de trastorno también están implicados directamente.

 

acalasia esofágica

 

Operación de acalasia por laparoscopia + terapia manual

Si decidiste operarte, una vez has sido intervenido quirúrgicamente de la acalasia esofágica, y has superado superados los periodos inflamatorios más agudos, la osteopatía visceral también puede  ayudarte en la recuperación.

Con esta técnica manual se pueden tratar todas esas estructuras internas alrededor del tejido seccionado, que tras inflamarse, irremediablemente quedan adheridas, al igual que las cicatrices externas debido a la laparoscopia.

Por tanto, con las técnicas osteopáticas la recuperación de la operación de acalasia es mucho más rápida.

Conoce algunos testimonios de pacientes afectados por estos síntomas:

 

¿Padeces algunos de los síntomas de acalasia esofágica mencionados anteriormente, y crees puedes tener esta patología?